Mamá está en la peluquería: Infancia zarandeada

La directora suiza de 60 años Léa Pool lleva a la pantalla el primer guión de Isabelle Hébert, un retrato impresionista de la infancia zarandeada por la ruptura matrimonial. Es el verano de 1966 en Quebec, y Élise, Coco y Benoit terminan el colegio para disfrutar de un verano que acaba de empezar. Pero, de pronto, mamá se va de casa. A sus 13 años, la inteligente y sensible Élise entiende todo y sufre al tener que sacar adelante a sus hermanos pequeños, mientras fingen ante los vecinos diciendo que mamá está en la peluquería.

Pool dirige con mucha solvencia a sus actores, también a los niños, que desbordan naturalidad, especialmente Marianne Fortier. Lo que se cuenta es trágico, pero también hay sentido del humor. Pool se ha caracterizado por abordar las relaciones homosexuales en sus películas, y también en ésta aparece el tema, fuera de campo, pero con un papel decisivo en la ruptura del matrimonio de un médico prestigioso y una periodista que ha renunciado a su trabajo para criar a sus hijos, que la adoran.

- Anuncio -

Hay que reconocer que en esta historia hay un planteamiento honrado que evita manipulaciones y soflamas presentes en títulos anteriores de Pool, en lo que se refiere a sexo, familia y matrimonio. La puesta en escena, la fotografía, la música y el vestuario son excelentes.

Pool no es complaciente con la infidelidad matrimonial y presenta a los hijos como víctimas de la inmadurez de los padres.

En línea con la excelente An education, una película que hace pensar en asuntos de bastante calado con un discurso ameno y agradable de ver. Y sin manipular al espectador.

Ficha Técnica

  • Canadá (Maman est chez le coiffeur, 2008)
  • Daniel Jobin
  • Dominique Fortin
  • Laurent Eyquem
  • Festival
  • 97 minutos
  • Mayores de 18 años (temática, sexo)
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor