Mañana empieza todo: De la farsa al melodrama

· La relación entre ese padre a la fuerza, irresponsable pero todo corazón, y una niña encantadora y precoz está servida para seducir al público y jugar con sus sentimientos.

Samuel, joven irresponsable, vive feliz de fiesta en fiesta en la costa francesa cerca de Marsella. Un día se le acerca una joven con un bebé en brazos. Se trata de una antigua aventura que le dice que la criatura es su hija, se la entrega y desaparece. Incapaz de ocuparse del bebé, Samuel parte para Londres en busca de la madre, pero no logra dar con ella. Han pasado ocho años y Samuel y su hija Gloria llevan una vida feliz, hasta que aparece la madre con la intención de recuperar a su hija.

La segunda película de Hugo Gélin es un remake de la película mexicana No se aceptan devoluciones, que realizó Eugenio Derbez hace un par de años. La nueva versión ha sido reescrita para lucimiento del actor Omar Sy, a quien lanzó a la fama la película Intocable.

Mañana empieza todo es una comedia dramática poco elaborada. Gélin ha escrito la adaptación pensando exclusivamente en el carisma de su estrella -tiene mucho y muchos admiradores que adoran ver su gran sonrisa y sus gestos-, pero ha cuidado poco la historia. La ha construido sobre clichés, algunos muy vistos, como el punto de partida de la película, sin ir más lejos: un playboy irresponsable se encuentra con un bebé en brazos y se convierte en padre modelo. Otros tópicos no parecen haber sido muy pensados, resultan como caprichos del guionista o imitaciones de recursos exitosos en otras películas como Kramer contra Kramer o La vida es bella: una (in)oportuna enfermedad o el personaje más positivo de la historia, Bernie, que aparece de la nada para salvar a Samuel y al bebé, perdidos en Londres. Sin pedir nada a cambio los acoge y se convierte en el mejor amigo, el consejero, el sabio y generoso e inevitable gay… pura corrección política, solo se salva por el esfuerzo y el carisma del canadiense Antoine Bertrand.

Con todo, la película funciona. La puesta en escena es fluida y eficaz. Asentados en Londres, en un bonito apartamento situado en un barrio lleno de vida y color, y bellos inmuebles, la historia cambia de tono, se aleja de la farsa y entra en el melodrama. La relación entre ese padre a la fuerza, irresponsable pero todo corazón, y una niña encantadora y precoz está servida para seducir al público y jugar con sus sentimientos. Entonces surgen otros problemas y las sonrisas y las lágrimas. Al final, se trata de una historia familiar con encanto. Junto a Omar Sy se lucen Clémence Poésy y la niña Gloria Colston.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Nicolas Massart
  • Montaje: Valentin Feron, Grégoire Sivan
  • Música: Rob Simonsen
  • Duración: 118 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: A Contracorriente
  • Francia (Demain tout commence), 2016
  • Estreno: 31.3.2017
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.