Match point

Es una película distinta. Distinta a las que nos tiene acostumbrados Woody Allen. Sobre todo en el sentido de que no es comedia. No hay humor divertido sino cinismo (muchísimo más de lo habitual) aplas­tante

match point

Match Point: La conciencia bajo la alfombra

Es una película distinta. Distinta a las que nos tiene acostumbrados Woody Allen (Un final made in Hollywood). Sobre todo en el sentido de que no es comedia. No hay humor divertido sino cinismo (muchísimo más de lo habitual) aplas­tante, mucho más de lo que aplasta una gran alfombra persa a una conciencia, si es que alguien -como el protagonista- decide poner su conciencia ahí y lo comprueba, y consigue permanecer ahí sin enloquecer.

Pues esta es la cosa: la breve (aunque la pe­lícula dure un poco más de dos horas) y vertiginosa ascensión de un joven ambicioso, que de profesor desganado de tenis logra alcanzar unas cotas sociales y de riqueza muy excepcionales. Contra viento y marea morales.

- Anuncio -

Nos situamos en un Londres casi tópico, ese de la gran mansión, de las mesas de blancos manteles impolutos, llenas de ricos manjares, los céspedes eternamente verdes, etcétera…, y una servidumbre dispuesta hasta a mordisquear las uñas del señor cuando esté nervioso.

Los hombres, casi siempre ocupados, ganan muchísimo dinero, y las señoras se aburren con gran estilo o van de compras con el chó­fer.

Pero Match point trata principalmente de jó­venes de hoy, con lo que ese tópico a veces chirría y no encaja en alguno de ellos. En general el tempo de la historia es bastante camouflage: pasan al menos tres años -nacen tres niños en la mansión- y parece que ha pasado un fin de semana… El camuflaje se construye con mucho tiempo roto, mucha escena, una tras otra, todo son alusiones, sugerencias… (hay que estar muy atento: si se te escapa una frase estás perdido).

Eso lleva a que los caracteres estén poco tra­bajados en el papel, en el guión. Menos mal que se cuenta con grandes actores, entre ellos Scarlett Johansson demuestra serlo, o están muy bien elegidos: …Rhys es que ni pintiparado con su cara de perpetua angustia.

Con una imagen Allen habla -y también sus personajes con palabras- de la suerte, mejor que la inteligencia y la valía o el trabajo… ¿Suerte… es eso que muestra la historia de la película? Vayan y vean.

Digamos que triunfa el mal, en ese trocito de celuloide triunfa el mal (triunfa… si es que la suerte es tener la conciencia ahogada y asfixiada bajo una alfombra persa). Como Allen siempre habla de sí mismo, cabe preguntarse: ¿Hay algo de él en el tenista desganado, que tre­pa y tiene la conciencia “alfombrada”?

En todo caso, el lenguaje cinematográfico de Match point parece una lección de imitación de modelos, como en una clase de dibujo… ¿Para hacer a mano? Se diría que sí, pues no se mete a fondo (¿o no sabe ahondar en la conciencia y en el mal?). En tanto que Match point es más una lujosa y cínica historieta exterior, en esa medida es superficial y, quizá por eso, frustrante.


Match point

Dirección y Guión: Woody Allen Fotografía: Remi Adefarasin Montaje: Alisa Lepselter Vestuario: Jill Taylor Intérpretes: Jonathan Rhys Meyers, Matthew Goode, Emily Mortimer, Scarlett Johansson, Brian Cox, Penelope Wilton, James Nesbitt, Alexander Armstrong Distribuidora: On Picture

EE.UU./Gran Bretaña, 2005. Estreno en España: 4.11.2005

- Anuncio -