Max Payne: Desconcertante, en general

El protagonista de esta cinta, Max Payne (Mark Wahlberg: Infiltrados, The Italian Job), es un policía derrumbado tras perder a su esposa e hijo, que han sido asesinados. Payne vive por y para vengarse. Como puede verse, una muestra más del afán de los grandes de Hollywood por dar con El Dorado, es decir, conseguir el producto seguro, y por ello llevan años trasladando a la pantalla grande los comics y los videojuegos de mayor éxito.

Como también suele pasar con este tipo de películas, el guión sufre el lastre de la historia original organizada en pantallas. El espectador que nunca ha oído hablar del videojuego se encuentra con un thriller desconcertante, que ha imitado completamente la ambientación y algunas de sus escenas clave. Lo más logrado es la atmósfera siniestra y opresiva, pero a esa oscuridad se añaden las extrañas apariciones, producto de las drogas, que sólo aportan confusión.

- Anuncio -

Por su parte, las escenas de acción abusan de la cámara lenta, para recordar que el juego de Max Payne fue el primero que permitió mover al personaje de esta manera, para saltar y disparar a la vez. Pero en la película resulta cargante y está muy visto.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Jonathan Sela
  • Montaje: Dan Zimmerman
  • Música: Marco Beltrami, Buck Sanders
  • Duración: 99 min.
  • Público adecuado: +18 años (VSD)
  • Distribuidora: Fox
  • EE.UU., 2008
  • Estreno: 17.10.2008
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.