Memorias de un zombie adolescente: Mi novio es un zombie

El proceso de escritura de Memorias de un zombie ado­lescente se puede calificar de posmoderno (si es que estamos en la posmodernidad, claro). Un relato online de siete folios que se convierte en novela por la petición insistente de los internautas lectores. Posmoderno es también el gusto por los zombies y las historias de amor “mixtas” que transforman el amor im­­posible de un blanco y un negro en Adivina quién vie­ne esta noche, a fórmulas mucho más elaboradas: des­de vampiros y jovencitas, hasta extraterrestras y chi­cos, pasando por todo tipo de combinaciones. En la cinta que nos ocupa será un zombie en pleno apoca­lip­sis el que terminará suspirando por los huesos de una humana que, se supone, le tiene que servir de alimen­to.

Con tanto elemento posmoderno y la amenaza crepuscular acechando cual murciélago en una noche calurosa de verano, esperaba lo peor. Y Memorias de un zom­bie adolescente me sorprende para bien. La pelícu­la es lo que es y, aparentemente, no pretende ser más: un entretenimiento para el público joven que disfruta de los zombies y las comedias románticas a partes igua­les. El casi desconocido Jonathan Levine imprime fres­cura y dosifica bien los elementos que componen la historia; la voz en off es la justa, las vísceras terminan antes de que el espectador medio sienta que su ca­pacidad de gore está en el límite…

El tono cambia a mitad de película para contentar a to­dos. Los actores son convincentes en sus extraños pa­peles, la música funciona muy bien a pesar de al­gún subrayado efectista.

La magnífica fotografía de Ja­vier Aguirresarobe tie­ne el efecto de envoltorio de ca­lidad en un producto que, como hemos dicho an­tes, no parece tener otra pre­tensión que hacer pasar un buen rato. Y he dicho pa­rece porque, entre las rendijas de esta cinta comercial, se cuelan algunas intere­san­tes reflexiones sobre el poder del amor, la acep­tación del ajeno y la necesidad de escuchar al otro pa­ra tratar de entenderlo… aun­que solo emita sonidos guturales porque es un zom­bie.

Ficha Técnica

  • Javier Aguirresarobe
  • Montaje: Nancy Richardson
  • Música: Marco Beltrami, Buck Sanders
  • Distribuidora: eOne
  • 98 minutos
  • Mayores de 12 años
  • Estreno: 19/4/2013.

EE.UU. (Warm bodies) 2013