Mi amigo el gigante: Con pies de barro

· Crítica de Mi amigo el gigante | Estreno 8 de julio de 2016.

· No es un desastre, es una amable película familiar que tiene buenos momentos, pero que debería haber dado mucho más de sí.

El gran gigante bonachón es una novela de Roald Dahl que cuenta la historia de Sophie, una huérfanita londinense amargada por la directora del orfanato, y de su amistad con un gigante amable -los demás gigantes no son amables, sino horribles y devoran humanos-, que les valió fama y prosperidad.

Mi amigo el gigante es la segunda adaptación a la pantalla grande de esta novela, la primera (1989) no fue con actores sino obra de animación. Steven Spielberg se atrevió a realizarla con personajes de carne y hueso, lo que no es pequeña hazaña, y hay que descubrirse ante el logro visual de trasladar a la pantalla este relato. Pero se equivocó en el fondo de la historia.

El gran gigante bonachón está escrito con el estilo característico de este autor: irónico, descarnado, hiperbólico, cruel a ratos y creador de lenguaje. Además, como fenomenal cuentacuentos que era, tras la narración evidente hay otra, más profunda. Sophie, pertenece a la familia de Matilda: como ella está sola; como a ella le gusta leer; a diferencia de ella, no tiene ningún poder especial. Su salvación será la amistad de ese gigante que llega de madrugada e interviene en nuestros sueños.

Spielberg se ha quedado con la forma, con el envoltorio, pero el fondo -crecimiento, maduración, pesadillas e inocencia perdida- apenas se nota; al igual que los momentos «duros» de la narración son muy correctamente pastelizados. El resultado es una modesta decepción para quien haya leído el libro con momentos divertidos pero también otros pesados y faltos de ritmo.

Claramente Steven Spielberg no ha dado con el tono. Tal vez esta película necesitaba a un De Vito (director de Matilda), o a un Tim Burton (director de Charlie y la fábrica de chocolate), autores que además de la técnica tienen una buena dosis de humor negro y saben (o supieron) hincarle el diente también a la dura realidad que cuenta esta historia.

No es un desastre, es una amable película familiar que tiene buenos momentos, pero que debería haber dado mucho más de sí.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Janusz Kaminski
  • Montaje: Michael Kahn
  • Música: John Williams
  • Duración: 117 min.
  • Público adecuado: Todos
  • Distribuidora: Tripictures
  • Canadá, EE.UU., Reino Unido (The BFG), 2016
  • Estreno: 8.7.2016
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.