Mi niña: Hay que madurar

· Crítica Mi niña | Estreno próximamente.

Mi niña | Dice la directora y guionista de esta pésima película, que se le ocurrió viendo Boyhood, especialmente cuando la madre ve al hijo prepararse para marcharse a la universidad. Y que empezó a grabar en móvil a su hija y tal…

Me parece muy bien, pero también me parece que le ha cundido poco a Azuelos la película de Linklater. Mi niña es una bobaliconada que va de progre y no es más que una sensiblera historieta en falsete, en la que ha puesto a su propia hija como coprotagonista. Pedante, cursi, inane, hueca. A LOL le concedí el beneficio de la duda. Azuelos no ha madurado y sigue chapoteando en el pensamiento débil, frívolo y complaciente.

«Cuanto más hablo de mi vida, más gente siente que estoy hablando de la suya. Soy sincera y creo que eso es lo único que importa. Todos pasamos más o menos por las mismas emociones y mi trabajo consiste en encontrar las palabras e imágenes adecuadas para expresarlas«, dice Azuelos.

Y yo, digo: vale, mucho ánimo, señora.

Sinopsis

Heloise es la madre de tres hijos. Jade, la más pequeña de la familia, acaba de cumplir los 18 y pronto se marchará para continuar sus estudios en Canadá. A medida que el día de su partida se acerca, el estrés de Heloise aumenta considerablemente y recuerda los momentos compartidos con ella.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Antoine Sanier
  • Montaje: Baptiste Druot
  • Duración: 85 min.
  • Público adecuado: +18 años (XD)
  • Distribuidora: Ver Cine
  • Francia (Mon bébé), 2019
  • Estreno: Próximamente
Reseña Panorama
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor