Mi padre es ingeniero: Marsella mon amour

Mi padre es ingeniero es una película compleja tanto por la forma como por el fondo. El esqueleto de la historia sería el siguiente: Natacha y Jérémie se quieren desde niños, son comunistas, juntos estudiaron ruso (de ahí la frase Mi padre es ingeniero, con la que el joven Jérémie se atascaba durante el estudio de ese idioma) y medicina. Aunque fueron amantes largo tiempo, terminaron por separarse debido a la diferente manera de entender el compromiso político y social. Ella se entrega a servir en su comunidad, mientras que él colabora con el poder desde el ministerio. Cuando la historia comienza, Natacha ha caído en un estado catatónico y Jérémie va a cuidarla, y recuerda su juventud y sus ideales. La historia está construida a golpe de flash-back, y se complementa con unas imágenes oníricas que reinterpretan el misterio de Belén según la tradición provenzal.

Quiere ser esta película una reflexión profunda y sencilla sobre el sentido del comunismo hoy en día: han pasado los años de la juventud idealista, Rusia no es el paraíso comunista, Jérémiese siente fracasado en su posición desde el ministerio y redescubre su amor de siempre, y el modo en que ella se ha entregado a la causa en la que ambos creen.

Guédiguian (Marsella, 1953) hace siempre la misma película: trabajadores, inmigrantes, pobres de Marsella, interpretados por el mismo equipo que lidera su mujer. Mi padre es ingeniero es su duodécimo largometraje, es menos desgarrado que sus filmes precedentes y va más lejos en su reflexión política. Hace unos alardes visuales y de montaje sin precedentes que encantarán a unos pocos y desconcertarán a muchos, incluso entre los incondicionales de un director minoritario. Sólo se puede recomendar a los incondicionales de este autor.

Ficha Técnica

  • País: Francia (Mon père est ingénieur, 2004)
  • Fotografía: Rénato Berta
  • Montaje: Bernard Sasia
  • Música: Arto Tunçboyaciyan
  • Distribuidora: Golem
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.