Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres | Mundo cruel

Stieg Larsson (Millennium) y Stephen Meyer (Crepúsculo) son desde hace años la pareja de autores más leídos y vendidos del mundo. Uno con los vampiros adolescentes, otro con la investigación de asesinatos truculentos y abusos al por mayor, han conseguido un público fiel de millones de lectores que ha facilitado su casi inmediata adaptación al cine. En concreto la trilogía Millennium ya fue adaptada en Suecia en un tríptico que posteriormente se alargaría con material inédito para una serie de 6 capítulos.

La trilogía Millennium cuenta la historia de dos seres que buscan justicia y sufren el maltrato social y físico. Mikel (Daniel Craig) es un maduro periodista que investiga la corrupción política y Lisbeth (Noomi Rapace, recientemente nominada a un Globo de Oro por su interpretación) es una joven detective tatuada y con piercings que persigue a violadores y maltratadores. Mikel es condenado por difamación mientras Lisbeth lleva años padeciendo abusos sexuales. Juntos investigarán un misterioso asesinato no resuelto desde hace cuarenta años.

- Anuncio -

Si la temática es dura, el tratamiento de Larsson no rehuye la delectación en los sádicos sucesos. David Fincher, alabado justamente por su última película La red social, y Steven Zaillian, unas veces gran guionista (La lista de Schindler, En busca de Bobby Fischer), otras narrador epidérmico y convencional (Hannibal, American Gangster), no pretenden adaptar demasiado y se entregan fielmente al estilo de la trilogía de Larsson, con todos sus errores y excesos.

Hay que reconocer que Fincher pone un sello visual (presente desde los impactantes títulos de crédito) que no existía en la adaptación sueca. Por su parte, Zaillian reestructura la novela mejorando el ritmo narrativo y la tensión de la investigación. Trent Reznor y Atticus Ross (ganadores del Oscar por la música electrónica de La red social) le dan personalidad a la banda sonora y Daniel Craig y Rooney Mara aportan carisma a sus agónicos personajes.

Con todo esto quedaría una película notable si no fuese porque la novela de Larsson no es una gran novela, sino un engranaje quizá bien trabado pero tramposo e inverosímil. Y es que la multiplicación de traumas en pocos personajes llega a ser ridículo y maniqueo, y el detallismo de la truculencia resulta en muchos momentos insoportable, por no decir irresponsable. Se echa de menos algún contraste que apenas se puede vislumbrar en la pareja protagonista, que no es ni mucho menos una luz en medio de las tinieblas. Sorprende que Fincher, un director bastante hábil en retratar la crueldad humana sin hacer de Seven una película gore, firme ahora una cinta que tiene más crudeza explícita que la suma de toda su filmografía anterior.

Una película gélida, tortuosa, muy poco reflexiva, apenas matizada. Un ejercicio de estilo con demasiados huecos.

Lo mejor: Los créditos.

Lo peor: Que Fincher y Zaillian caen en la red de Larsson.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Jeff Cronenweath
  • Montaje: Kirk Baxter, Angus Wall
  • Música: Trent Reznor, Atticus Ross
  • Duración: 158 min.
  • Público adecuado: +18 años (X+V+)
  • Distribuidora: Sony
  • EE.UU. (The Girl with the Dragoon Tatoo), 2011
  • Estreno: 13.1.2012
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año