Munich

Cartón-piedra

Adaptación de una novela del periodista canadiense George Jonas titulada Venganza: el relato verídico de una misión antiterrorista israelí, sobre los asesinatos de palestinos supuestamente implicados en la matanza de atletas israelíes en las Olimpiadas de Munich de 1972.

- Anuncio -

Munich cuenta cómo se forma un comando liderado por Avner, un agente del Mossad casado que espera su primer hijo. Lo que viene a continuación es una sucesión de crímenes, que se hacen posibles gracias a unos misteriosos franceses que suministran información a cambio de mucho dinero.

Spielberg, judío, encomendó el guión adaptado al también judío Eric Roth -guionista de Forrest Gump-, al que después de una primera versión se unió el dramaturgo judío Tony Kusher -poseedor de un Pulitzer y de un Tony por Ángeles en América-. Se trata de una película irregular, a ratos -demasiados- muy pesada, a ratos -pocos- intensa, que presenta una visión de los hechos que se enmarca en lo que podríamos llamar un sionismo moderado. No creo que los palestinos vayan a quedar muy contentos, casi todos los árabes que aparecen en la película son gente que grita o que mata. Los pocos que no gritan o matan son bastante ridículos.

La factura es buena, aunque se nota que Spielberg sigue en crisis y ha perdido inspiración. Las secuencias de sexo que sirven de contexto a la remembranza de los crímenes de 1972 causan vergüenza ajena, son puro e impresentable morbo, ganas de llamar la atención como un vulgar principiante. Los actores están bien y el casting es excelente, pero sobrevuela -de manera casi permanente- una sensación de cine artificioso, inseguro, incapaz de asomarse al interior de los personajes, quizás por el sencillo motivo de que esos personajes son de cartón-piedra. Lo de la polémica ideológica y las reacciones de algunos sectores judíos suena a mera propaganda para que la gente acuda a ver la película. Creo que Spielberg sabe que la película no es muy allá y, a la vista de la pobre taquilla norteamericana, intenta venderla en Europa -me parece muy razonable- como si se tratase de una muestra de cine de autor.

Alberto Fijo
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor