Museo: Un humor triste y melancólico

· Tiene Museo la estructura clásica de una típica película de un robo en la que se forma el equipo, se ejecuta el plan y se muestran las consecuencias.

Alonso Ruizpalacios sigue la estela Güeros, su opera prima, en la que reconstruye de una manera original acontecimientos de la historia reciente de Méjico, al tiempo que muestra su amor e interés por el colorido, la historia y la vida de su país. Si en Güeros se interesó por las huelgas de 1999, en Museo cuenta el tristemente célebre robo del Museo Nacional de Antropología de 1985, cuando desaparecieron más de un centenar de piezas de valor histórico incalculable.

Tiene Museo la estructura clásica de una típica película de un robo en la que se forma el equipo, se ejecuta el plan y se muestran las consecuencias. Pero las intenciones de Ruizpalacios no son las del cine de Hollywood y asistimos con asombro a una larga presentación de nuestro equipo criminal: dos jóvenes -treintañeros para ser exactos- solteros, que viven todavía con sus padres y familia, inmaduros e insatisfechos. Vemos qué les llevó a concebir el asalto y la escasa cualificación que tienen para la tarea que se han propuesto. La ejecución es un poema de diseño francés, la influencia de Dassin o Melville es evidente. El último tramo, un road movie en el que los dos protagonistas se plantean el «y ahora qué», no solo como victoriosos ejecutores de un plan, sino como mejicanos que descubren que han golpeado en el corazón -afectivo y cultural- de su patria; además, no podía ser menos, su relación cambia.

Tiene Museo mucho humor, un humor triste y melancólico, que llena sus imágenes de contenido y de crítica. La fotografía no es solo eficaz, es un fenomenal trabajo de Damián Garcia, muestra la acción y otras mil cosas que la acompañan, y responde al peculiar humor del director. La banda sonora, obra de Tomás Barreiro, también va mucho más lejos que la del simple acompañamiento musical a una historia. Todo ello no valdría de nada sin el carisma de Gael García Bernal, y el de Leonardo Ortizgris (este último también participó en Güeros), una extraña pareja de frágiles lazos, que parece querer tomar el destino en sus manos, sin lograrlo. Una interesante, no siempre fácil, ficción.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Damián García
  • Montaje: Yibran Asuad
  • Música: Tomás Barreiro
  • Duración: 128 min.  
  • Público adecuado: +14 años (SD-)
  • Distribuidora: Cada Films
  • Canadá, Estados Unidos, Méjico, 2018
  • Estreno: 23.11.2018
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.