Nacidas para sufrir: Soft Albadalejo

Nacidas para sufrir | Flora, una solterona de 72 años, se ha dedicado toda su vida a cuidar de los demás. Ahora llega el momento de pensar en ella. No quiere ir a una residencia, pero sus tres sobrinas piensan que es lo mejor. Su única salvación es Purita, una chica que la ha estado ayudando en estos últimos años.

El alicantino Albaladejo (La primera noche de mi vida, El cielo abierto), basándose en las antiguas comedias españolas, con la variante del color, prepara una tragicomedia al estilo Berlanga-Ferreri-Azcona con salpicones almodovarianos. Es fácil que venga a la cabeza José Isbert y su empeño senil en El cochecito, cuando vemos a la anciana Flora poniendo todos los medios para no ir a una residencia. Se percibe la influencia de Almodóvar no solo en esa república femenina, sino en la disparatada decisión de Flora para conseguir su objetivo.

El resultado es una historia rocambolesca de «humor negro» que no acaba de funcionar. Posiblemente porque hay algo o mucho de «negro» en los pequeños detalles de egoísmo sádico que late en el interior de casi todos los personajes. Y el espectador no acaba de cogerles simpatía. Más que risa hay sonrisa, y solo en contadas ocasiones. En el reparto destaca Adriana Ozores, solvente como siempre en papel de la ingenua y buenaza Purita. La película se verá en Panorama de la Berlinale, bien. Mientras, seguimos esperando el regreso del primer Albaladejo, bastante mejor que éste.

▲ Una convincente Adriana Ozores.

▼ Poca, muy poca chispa.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Kiko de la Rica
  • Montaje: Pablo Blanco
  • Música: Eduardo Esquide
  • Duración: 112 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Alta
  • España, 2009
  • Estreno: 12.2.2010
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Profesora universitaria de Cine Español y Estética Musical. Directora Grado Comunicación en Centro Universitario Villanueva