Naturaleza muerta: Grandeza visual y rigor documental

La decisión tomada por el jurado presidido por Catherine Deneu­ve de otorgar el León de Oro a esta modesta producción china en el pa­­sado Festival de Venecia provocó que gran parte de la crítica especializada se revolviera en sus asientos. Naturaleza muerta fue proyectada a última hora en la Mostra, con relativamente poca asistencia de público y cuando casi todas las quinielas daban por hecho que el máximo galardón iría a parar a las manos de Stephen Frears, Alain Resnais o Emanuele Crialese. Nadie apostaba por el nuevo trabajo de Jia Zhangke (Plataforma, Placeres desconocidos), un cineasta cuya filmografía, a diferencia de la de compatriotas suyos como Zhang Yimou o Hou Hsiao-hsien, a­penas ha gozado de distribución internacional por su vocación minimalista y poco comercial.

La cinta de Zhangke tiene mucho de documental, pero también algo de parábola. Cuenta la búsqueda de un hombre y una mujer de sus respectivas ex parejas. Ambos por motivos diametralmente opuestos, pero eso es lo que menos importa porque el protagonismo del filme recae realmente en el entorno de la presa de las Tres Gargantas. El proceso de construcción de esta presa, reconocido como el mayor proyecto hidroeléctrico del planeta, ha obligado a desplazar a casi dos millones de chinos y ha sepultado bajo las aguas a poblaciones con más de un millar de años de antigüedad.

- Anuncio -

Zhangke centra su interés en ense­ñar al mundo el contraste existente en una nación que crea y destruye al mismo tiempo, mientras sus ciudadanos intentan acomodarse como pueden a un universo que les es completamente nue­vo. El realizador, sin embargo, hu­ye inteligentemente de la denuncia social fácil y se vale de largas tomas fijas para distanciarse de la acción y mostrar con rigor una sociedad que no llega a entender la verdadera dimensión de los cambios que atraviesa. El cineasta saca partido de la monumentalidad del paisaje y, al mismo tiempo, pone su visión contemplativa de la realidad al servicio de la historia que quiere narrar. No hay planos efectistas ni búsqueda de la es­té­tica por la estética, por mucho que la sensacional fotografía de Yu Likwai des­lumbre y pueda dar algunas veces esa impresión.

El gran problema que tiene Naturaleza muerta es que enseña sus cartas bastante pronto. El propósito que persigue Zhangke queda claro prácticamente en la primera hora de película y, aunque reste dar una conclusión a la historia personal de los dos protagonistas, su particular visión intrahistórica de la sociedad china, que es la verdadera clave de la película, pierde algo de interés a base de hacerse reiterativa.

Ficha Técnica

  • País: China/Hong Kong (Sanxia haoren, 2006)
  • Fotografía: Yu Likwai
  • Montaje: Khung Jinlei
  • Música: Lim Giong
  • Duración: 108 m.
  • Público adecuado: Adultos
  • Distribuidora: Golem
  • Estreno: 24.VIII.2007
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s