Ned Kelly: Australianada

Ned Kelly | En 1884, un joven de origen irlandés se echa al monte australiano después de sufrir repetidas injusticias por parte de la maléfica policía local. Ned Kelly acabará convirtiéndose en un mito, un Robin Hood que ayuda a los oprimidos y trae en jaque a las fuerzas del orden de la Reina Victoria.

El director australiano de 37 años Gregor Jordan (Two handsBuffalo soldiers), que en 1995 ganó el premio al mejor cortometraje en Cannes, se ha rodeado de un muy popular reparto ausie para contar una historia de forajidos de leyenda con uno de los guiones más sosos que puedan recordarse, acartonado y discursivo, con personajes planos y con una música atronadora que intenta llenar de tono heroico una trama anodina.

El recurso a una melancólica voz en off agranda las carencias de esta especie de «Dos hombres y un canguro». Ledger y Bloom están sosos (eso no es nuevo), Watts no sale de su asombro y Geoffrey Rush hace lo que buenamente puede con un personaje bastante absurdo. No es culpa de los actores. El guión no da para casi nada. Una verdadera australianada, en todos los sentidos.

Sinopsis: Estamos en el año 1870 y no es fácil ser inmigrante en Australia y Ned Kelly (Heath Ledger) lo sabe por experiencia propia. Hijo de irlandeses, Ned siempre ha sufrido el acoso de las autoridades corruptas de este país hasta que, con menos de dieciocho años, es conducido a prisión, acusado de robar un caballo.

Cuando sale en libertad tiene el firme deseo de llevar una vida tranquila, al margen de los enfrentamientos con la policía, y empieza a trabajar en una granja. Sin embargo, sucederán acontecimientos indeseados que lo conducen de nuevo a la violencia.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Oliver Stapleton
  • Montaje: Jon Gregory
  • Música: Klaus Badelt
  • País: Australia
  • Año: 2004
  • Distribuidora: UIP
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete