Nick y Norah, una noche de música y amor: Jo, que noche (adolescente)

A la entrada del pase, una periodista me pregunta si Nick y Norah, una noche de música y amor es la versión americana de Once. Supongo que por aquello de la historia de amor de dos jóvenes que viven enganchados a la música… No creo, pero hablamos al final.

Aunque quizás no hace falta esperar al final. Desde el arranque se ve que esta es otra historia. Hay música (mucho rock indie de variada calidad), hay algunas escenas de cuidada fotografía, una buena realización y una pareja de actores competentes (un Michael Cera cada vez más consolidado y una sorprendente Kat Dennings). Hay incluso algunos intentos de construir una historia de amor juvenil rompiendo la rígida fórmula que sentencia que el cine para adolescentes solo necesita humor escatológico y sexo desinhibido.

Mientras la comedia transita por la historia de flechazo y desamor de instituto envuelto en decibelios e intercambio de CD, la cosa funciona. Moderadamente, pero funciona. El problema es que da la impresión que alguien volvió a empeñarse en que a la película había que añadirle sal gruesa… para convertirla en otro soso y mil veces visto producto adolescente de usar y tirar.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Nick & Norah Infinite’s Play List, 2008)
  • Fotografía: Tom Richmond
  • Montaje: Myron Kerstein
  • Música: Mark Mothersbaugh
  • Duración: 90 min.
  • Público adecuado: Adultos
  • Distribuidora: Sony
  • Estreno en España: 13 febrero 2009