No tengas miedo a la oscuridad: ¡No asusteis a la niña!

Guillermo Del Toro, ahora con No tengas miedo a la oscuridad, sigue participando en proyectos de muy poca calidad. La verdad es que nunca entendí el entusiasmo que generó en parte de la crítica el maniqueo Laberinto del fauno, pero El orfanato era una buena película.

Ésta no lo es, pero tampoco es pésima, es sin más prescindible, inverosímil: esa niña con vocación de dentista que una y otra vez se mete en la boca del lobo mientras éste suelta dentelladas inútiles. Todo el argumento depende de eso, de que la niña investigue en la enorme mansión y vaya promocionando sustos.

Hay cierta atmósfera, la dirección artística está bien… Pero hay poca creatividad y el terror necesita del ingenio para sorprender.

Lo mejor: La dirección artística.

Lo peor: La historia (basada en un corto) da para poco.

Sinopsis: Algo tenebroso habita en la oscuridad bajo la mansión Blackwood. Cuando la joven Sally Hurst llega a Rhode Island para visitar a su padre y a la nueva novia de éste, Kim, en la mansión victoriana que están restaurando, empieza a sentirse como una extraña, su nuevo y ornamentado hogar le parece una prisión fría e indeseable. Alex, obsesionado con su gran proyecto y sus aspiraciones como arquitecto, se ha alejado de su hija y todos los esfuerzos de Kim para establecer vínculos con Sally acaban frustrados. Sally se evade explorando la mansión.

Ficha Técnica

  • País: Australia, Estados Unidos, México
  • Fotografía: Oliver Stapleton
  • Montaje: Jill Bilcock
  • Música: Marco Beltrani, Buck Sanders
  • Duración: 99 min.
  • Distribuidora: Tri Pictures
  • Público adecuado: +16 años (violencia)
  • Estreno: 23 de diciembre de 2011

Don’t be afraid of the dark

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete