Noches de tormenta: Truena mi corazón

Noches de tormenta (2008) | Paul y Adrienne acaban de romper sus respectivos matrimonios. El destino les une a los dos solos en un hotelito playero en una zona con previsiones de tormenta. Poco que comentar a una película que se presenta con envoltorio de historia romántica de talluditos para espectadores con emoción fácil, y que finalmente responde a las peores expectativas. El argumento es muy endeble, con unas casualidades que dejan al aire unos cálculos tan toscos que obligan a incurrir en todos los tópicos imaginables. Especialmente bochornoso es el último tramo con unas metáforas que bien podrían ilustrar un videoclip de Monica Naranjo.

Richard Gere y Diane Lane hacen lo que pueden con el texto, pero es complicado no resultar ridículo con semejante almíbar. El careo James Franco-Richard Gere (padre e hijo) enamorándose de sí mismos no tiene precio. Y la voz de Scott Glenn imitando el tono de Marlon Brando en El Padrino parece una queja encubierta de este maravilloso actor ante el pobre e irreal personaje que le ha tocado interpretar.

- Anuncio -

Se salva alguna canción bonita, la estupenda fotografía, la playa tan apetecible.

Sinopsis

Adrienne Willis (Lane) tiene un marido infiel que quiere volver a casa y una hija adolescente que cuestiona todas sus decisiones. Una amiga le pide un favor: que se haga cargo durante un fin de semana de la posada que tiene en un pueblecito costero. Nada más llegar, se anuncia una gran tormenta, y a la posada llega un huésped, el doctor Paul Flanner (Gere), que también ha viajado hasta allí para enfrentarse a una crisis.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Nights in Rodanthe, 2008)
  • Affonso Beato
  • Briana Kates
  • Jeanine Tesori
  • Warner
  • 97 minutos
  • Adultos
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año