Oblivion: Remember Home

Oblivion | Hay momentos Kubrick y también momentos Lucas; también -y es lo peor de la película-, unos momentos Wachowski. 

Oblivion, en su origen un relato convertido en novela gráfica, cuenta la historia de Jack Harper, el último hombre en el planeta Tierra: estamos en el año 2077; cincuenta años antes nuestro planeta fue invadido por una raza alienígena, destruyeron la luna y dejaron la tierra yerma, pero los humanos ganaron la guerra. «Ganamos la guerra pero tenemos que irnos», dice Jack. Los supervivientes han sido evacuados a Titán. En la Tierra sólo quedan Jack y su compañera Victoria, a los que por seguridad borraron la memoria, encargados del mantenimiento de unas máquinas; y unas bandas -depredadores alienígenas- que atacan las máquinas. Quedan dos semanas para terminar la misión y abandonar la tierra, cuando una vieja nave terrícola se estrella y hace que Jack se cuestione lo que está pasando.

Oblivion es una de las raras películas de ciencia ficción que a pesar de contar con un abultado presupuesto y utilizar deslumbrantes efectos especiales, cuenta una buena historia. No en vano se trata de un proyecto personal de Kosinsky, que además de contar -¿en el haber o en el debe?- con la autoría de TRON: Legacy, es el autor de Oblivion la novela gráfica y fue idea suya llevarla a la pantalla grande. Desde el comienzo esta película no iba a ser únicamente fuegos artificiales.

Visualmente apabullante, espectacular, de impecable factura técnica, y con grandes momentos de acción, la película arriesga al contar, con ritmo lento, una historia íntima y un clásico viaje iniciático en los que surgen preguntas sobre el planeta y nuestra responsabilidad con él, la manipulación, la utilización de los recursos naturales, la libertad y el sacrificio. Y la mayor parte del tiempo sólo utiliza dos actores, la pareja protagonista. Hay que descubrirse ante Tom Cruise que carga con el peso de la cinta sobre sus hombros y que da vida al planeta, y también a Andrea Riseborough, una gran secundaria.

Hay momentos Kubrick y también momentos Lucas; también -y es lo peor de la película-, unos momentos Wachowski. Porque no todo es perfecto en esta cinta: le sobran unos minutos, no muchos; le sobra un poco de blandenguería hollywoodiense y le falta tratamiento a esa banda rebelde que quedan como comparsas de último minuto; pero globalmente Kosinsky ha realizado una obra notable y personal.

Ficha Técnica

  •  Claudio Miranda
  • Montaje: Richard Francis-Bruce
  • Música: Anthony Gonzalez, M83
  • Distribuidora: Universal
  • 125 minutos
  • Mayores de 16 años
  • Estreno: 12.4.2013.

EE.UU. (Horizons), (2013)

Reseña Panorama
w
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.