Omar: Trágico acaba en o

Omar quiere a Nadia que, a sus 17 años y aún en el colegio, le corresponde. Sueñan con casarse. Omar, panadero, sale con sus amigos y practican con un rifle. Y un día, alentados por uno que quiere que se tome en serio su compromiso con un grupo terrorista, disparan sobre un soldado israelí con una mira telescópica. No ha sido casual, lo han preparado. Así de terrible. Lo que viene después es tremendo y está bien contado, aunque el guión pierda equilibrio y coherencia en el último tramo. Sufrimiento, odio, fanatismo por ambas partes. Y tragedia, una tragedia que por desgracia se ha reavivado hace pocos días.

En 2005, el palestino Hany Abu-Assad (Nazaret, 1961) ganó el Globo de Oro y aspiró al Oscar con Paradise Now, una película muy parecida a Omar, coproducción de Emiratos y Palestina que ganó el Premio Especial del Jurado en la sección Un Certain Regard  del  festival de Cannes.

En las dos obras hay tres amigos y una chica joven, hermana de uno de ellos, objeto del amor de otro, faro de inocencia en un mundo sumido en el odio. En las dos hay terrorismo, en ambas hay comportamientos abyectos por parte de israelíes y palestinos y situaciones monstruosas. Tan estúpido e indigno es el antisemitismo como la fanática pretensión de una guerra santa para imponer estados islámicos.

Una crítica no es el lugar para extenderse sobre este punto, pero es imprescindible mencionarlo, porque una película ambientada en Palestina es una película de locos. La solución no es fácil, exige toneladas de perdón y de generosidad, pero no es otra que convivir y respetarse. Esta película no lo ve así. Y sales hecho polvo.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Ehab Assal
  • Montaje: Martin Brinkler y Eyas Salman 
  • Duración: 96 min
  • Distribuidora: Golem
  • Público adecuado:+16 años (V)
  • Estreno en España: 4.7.2014

Palestina & Emiratos Árabes, 2013.

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor