Inicio Críticas películas One day (Siempre el mismo día)

One day (Siempre el mismo día)

Scherfig tropieza con un melodrama romántico que deja ver su maestría para dibujar retratos humanos

One day (Siempre el mismo día)
One day (Siempre el mismo día)

One day (Siempre el mismo día): Amigos para siempre

One day (Siempre el mismo día) | Lone Scherfig venía de rodar una de las pelí­culas más sugerentes e interesantes del año pa­sado: An education. Digo esto porque cuando el nivel está ahí cuesta encontrarse con un dra­ma romántico convencional que podría califi­carse con un encogimiento de hombros y un “bueno…”.

No hay nada que chirríe especialmente en la his­toria de una pareja que se conoce una noche y mantiene una larga amistad durante 20 años. Él es un inmaduro y ella una insegura, pero se quie­ren y se apoyan y pasan muchas cosas en la película, porque pasan muchos años, y ya di­go, nada molesta demasiado (aunque me sobran detalles tontos que rompen el tono de una pe­lícula que quiere ser elegante y a la que no le pe­ga ser otra cosa). Sin embargo, la cinta es un in­menso bajón en la carrera de Lone Scher­fig. No hay que olvidar que la realizadora dane­sa, ade­más de la ya citada An education, se dio a co­nocer por Italiano para principiantes. Es decir, es una directora con el suficiente peso pa­ra no meterse en un melodrama tópico, episó­dico, de escritura alargada y con un punto de gi­ro final propio de un escolar.

Probablemente gran parte del problema lo ten­ga la novela de David Nicholls, que él mismo ha convertido en guión. La sensación es que la histo­ria no daba para más (de ahí el deli­to de la rea­lizadora).


A pesar de todo, como quien tuvo retuvo, hay momentos en los que asoma la gran retratis­ta de tipos humanos, quizás no tanto en la re­lación principal como en los pequeños conflic­tos de las subtramas: en las conversaciones de la madre enferma de cáncer ante un hijo que está dilapidando su vida, en las breves llama­das a la amiga del alma, en los encuentros y de­sencuentros entre padres e hijos, en el torpe in­tento de dos personajes de levantar una pare­ja sobre la nada. Estos momentos son los culpa­bles de que, a pesar de todo, nos acabemos ena­morando de cada uno de los personajes, sin ex­cepción. Y alguien dirá que eso es por los acto­res –Anne Hathaway y Jim Sturgess están muy bien- y quizás. Pero es que no es la prime­ra vez que le pasa, yo diría que le pasa siempre. A los personajes de Scherfig es muy fácil en­gancharse. Y eso no lo consiguen todos los di­rectores. Y menos con una mala película.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Benoît Delhomme
  • Montaje: Barney Pilling
  • Música: Rachel Portman
  • País: EE.UU.
  • Año: 2011
  • Duración:  107 minutos
  • Público adecuado: +18 años (sexo, temática)
  • Distribuidora: Universal
  • Estreno: 14.10.2011
Suscríbete a la revista FilaSiete

Salir de la versión móvil