One Piece Gold: Luffy desembarca en los cines

· One Piece Gold | La cinta busca la espectacularidad con un escenario absolutamente barroco y un guion continuamente proclive a proporcionar una nueva vuelta de tuerca.

One Piece es la franquicia más importante del anime japonés; al menos dentro de las fronteras del país asiático. La saga apareció por primera vez, bajo la forma manga, serializada en la revista Shōnen Jump -donde se han publicado series tan emblemáticas como Bola de Dragón, Naruto o Death Note– y desde entonces ha sido protagonista de una meteórica carrera con sus más de ochenta tomos en papel, sus trece películas y sus más de setecientos cincuenta episodios de anime. A pesar de la popularidad de la que goza en Japón, la serie no ha conseguido alcanzar en España el impacto de otros productos como la ya mencionada Bola de Dragón o Doraemon. Sin embargo, la distribuidora Alfa Pictures ha decidido apostar por el título lanzando por primera vez en las salas de cine un largometraje de One Piece. El filme elegido para tal ocasión ha sido One Piece Gold, estrenado en Japón en julio de 2016.

En esta ocasión, el protagonista Luffy y su banda de Piratas de Sombrero de Paja pone rumbo a Gran Tesoro: una embarcación hecha de oro y concebida como el mayor casino y zona de entretenimiento del mundo. El grupo es recibido con los brazos abiertos y se les brinda todo tipo de facilidades y comodidades para disfrutar al máximo del parque temático. Sin embargo, pronto descubrirán el oscuro secreto que esconde el dueño del casino, Gildo Tesoro, y sus habilidades y amistad serán puestas a prueba.

Dirigida por Hiroaki Miyamoto, responsable de la realización de trescientos episodios de la serie animada, One Piece Gold se inserta dentro del universo pirata, pero es perfectamente disfrutable por un público no versado en las aventuras de Luffy «Sombrero de Paja». La fórmula respeta las directrices del género shōnen -destinado a un sector masculino entre los trece y los dieciocho años, aunque no restrictivo a otros grupos de población y sexo- al ofrecernos una historia de aventuras centrada en un protagonista con extraordinarias habilidades que debe enfrentarse en combates a diferentes adversarios cada vez más poderosos, y que se apoyará en su grupo de amigos para superar las adversidades. Es precisamente quizá por su larga trayectoria trabajando en la versión televisiva que la propuesta de Miyamoto para la gran pantalla termina convirtiéndose más en un episodio muy largo que en un producto cinematográfico. La cinta busca la espectacularidad con un escenario absolutamente barroco y un guion continuamente proclive a proporcionar una nueva vuelta de tuerca, pero que no profundiza en ninguna de las subtramas esbozadas. Trepidante en momentos puntuales, repetitivo en ciertos tramos y un tanto plano en su desarrollo, el último largometraje de la franquicia de One Piece entretiene pero no sobresale ni por su narrativa ni por su animación.

Sin ser una obra maestra, ni uno de los títulos más destacables del cine de animación japonés reciente, su estreno en salas comerciales españolas es un hecho en sí para congratularse y una señal de que el mercado nacional empieza a abrirse a otras formas de consumir anime.

Ficha Técnica

  • Dirección artística: Kazuo Ogura
  • Música: Yuuki Hayashi
  • Voces originales: Mayumi Tanaka, Akemi Okamura, Cho, Hiroaki Hirata, Ikue Ohtani, Kappei Yamaguchi, Kazuya Nakai
  • Duración: 115 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Alfa
  • Japón (One Piece Film Gold), 2016
  • Estreno: 4.11.2016
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete