Operation Finale: Atrapar a un criminal

· Crítica de Operation Finale | Disponible en Netflix.
· La baza con la que juega el director de la película es un reparto de mucha calidad en el que brillan Oscar Isaac, Ben Kingsley y Melanie Laurent.

La historia de la operación del Mossad Israelí en 1960 para capturar al nazi Adolf Eichmann en Argentina es bien conocida. Allí llevaba años con un nombre falso. Aún más conocido es el juicio que se celebró en Israel, al que asistió la socióloga alemana Hannah Arendt, enviada desde Nueva York por el semanario The New Yorker, que daría lugar al libro Eichmann en Jerusalén.

La película de Weitz es correcta y cuenta la captura del asesino y su traslado a Israel sin especiales brillos. Solo en una secuencia final hay una cierta brillantez desde el punto de vista dramático. La baza con la que juega el director de la película es un reparto de mucha calidad en el que brillan Oscar Isaac, Ben Kingsley y Melanie Laurent.

El manejo de la brocha gorda y los blancos y negros sin mezclar para retratar el antisemistismo en Argentina perjudica la credibilidad de la película. Como señaló Arendt, el mal es más terrible cuando se mantiene empecinadamente, con esa vulgaridad del oficinista que cumple órdenes, mucho más que cuando se representa con la ferocidad enloquecida del perturbado fanático.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Javier Aguirresarobe
  • Montaje: Pamela Martin
  • Música: Alexandre Desplat
  • Duración: 121 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Netflix
  • EE.UU., 2018
  • Estreno: 3.10.2018
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año