Paintball: Corre, corre que te mato

El «paintball» es un juego que en los últimos años ha arrasado en un público amplio que va desde los adolescentes play-station a los que ya empiezan a lucir sus primeras canas. La diversión consiste en que dos equipos se enfrentan en un escenario natural con un objetivo militar común y unas armas que sustituyen las balas por bolas de pintura. La inmersión es total ya que el juego requiere disfraz, protecciones y el efecto de las bolas de pintura es similar al que producen las balas.

En este caso la película cuenta una «guerra» de paintball en que jugadores seleccionados de toda Europa van a jugar al escenario más grande del continente. Los problemas empiezan cuando al comenzar el juego descubrimos que uno de los equipos (denominados cazadores) utiliza munición real.

Es de agradecer que Benmayor se haya esforzado en que la película (rodada en inglés) tenga una factura técnica equiparable a las cintas de acción norteamericanas: hay un nivel alto en lo que se refiere a los efectos especiales visuales y sonoros. También están bien los actores, que resultan creíbles sin llegar a ser excesivos en su histerismo. Se nota que en la producción está Julio Fernández: uno de los pocos que parece creer que el cine español puede hacer buenos thrillers.

Pero el problema es el de tantas veces: no hay historia ni personajes. Todo es acción en infinitivo: correr, disparar, saltar, matar, morir… No hay adjetivos ni sustantivos y la cámara en mano hace que el aburrimiento que genera la acción sea mareante. Sólo queda el interés en conocer un final descabellado.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Juanmi Azpiroz
  • Montaje: Marc Soria
  • Música: Xavier Capellas, Maikmaier
  • Duración: 86 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Filmax
  • España, 2009
  • Estreno: 10.7.2009
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete