Pájaros de papel: A vueltas con la posguerra

Pájaros de papel | Jorge del Pino es un músico que se ha quedado sin su mujer y sin su hijo durante un bombardeo en la Guerra Civil. Enrique Corgo es un ventrílocuo homosexual. Rocío Moliner una cupletista y Miguel un huerfanito, que no sabe dónde parar con sus huesos. Todos tienen en común su amor por el vodevil, con el que se ganan la vida.

La historia recrea el mundo de los comediantes, abordado ya anteriormente por clásicos de nuestro cine como Cómicos (1954), de Juan Antonio Bardem o El viaje a ninguna parte (1986), de Fernán-Gómez. Sin embargo, la opera prima del conocido realizador -de origen cubano, recriado en España- no alcanza los resultados esperados.

Y es que Emilio Aragón, a pesar de contar con la colaboración de un experto guionista como es Fernando Castets (Luna de Avellaneda, El hijo de la novia), yerra al narrar una historia sobre la situación de un grupo de artistas de posguerra que, aunque pretende ser humana y emotiva, peca de sentimental, facilona y superficial. La crítica a la dictadura sólo cobra cierto interés en su tarantinesco tramo final. Las historias secundarias dan muy poquito de sí. Y los actores no están para echar cohetes, en la recreación de unos personajes ideologizados, algo ya habitual en este tipo de temáticas. En todo caso se salva Lluís Homar en su papel de ventrílocuo (en homenaje al conocido “Señor Wences”, ya fallecido), más comedido y auténtico.

Lo mejor es la labor realizada por el equipo artístico: el cuidado de las localizaciones, el vestuario y la fotografía.


La recreación de la época y el vestuario.

Lo cansino del tema.

Ficha Técnica

  • España, 2010
  • David Omedes
  • José Salcedo
  • E. Aragón
  • Fox
  • 125 minutos
  • Jóvenes
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Profesora universitaria de Cine Español y Estética Musical. Directora Grado Comunicación en Centro Universitario Villanueva