¡Palacio Real!: Reina por sorpresa

¡Palacio Real! | Una logopeda casada con el hijo menor de un rey tiene que convertirse en reina a la muerte del monarca. Con este sencillo planteamiento se construye la segunda película de  Valérie Lemercier (Le derriére, 1998) una comedia que vendría a ser el reverso francés de la reciente The Queen de Stephen Frears.

A la cinta le pesan los 105 minutos que dura. El guión no logra explicar los cambios radicales de sus protagonistas, y se muestra perjudicado por el exhibicionismo excesivo de Lemercier. ¡Palacio Real! no consigue levantar el vuelo, lastrada por un humor bastante básico en torno al chiste fácil y vulgarote. Pensada como una parodia de la vida pública y privada de las monarquías europeas, con especial atención al caso británico, que se convierte aquí en carnaza para la sátira -lejos de la elegancia y contención del filme de Frears-, no deja de ser un producto bastante intrascendente y olvidable según termina.

Sinopsis

El monarca de un pequeño país del centro de Europa muere en un accidente, dejando como heredero del trono a su hijo menor, el príncipe Arnaud Lambert Wilson, que está casado con una sencilla logopeda llamada Armelle. La pareja deberá adaptarse a la vida de los reyes, algo que parece fácil pero está claro que no lo es para ellos.

Ficha Técnica

  • País: Francia (Palais royal!, 2005)
  • James Welland
  • Luc Barnier
  • Bertrand Burgalat
  • Alta Films
  • 105 min.
  • Adultos