· La trama de Parásitos se complica continuamente hasta el pun­to de que el espectador se pregunta, en más de una ocasión, cómo se puede re­solver esto bien.
· Parásitos | Estreno 25 de octubre de 2019.

Parásitos: Con la boca abierta

Los parásitos son la familia Kim, cuatro pobres en el paro; un matrimonio cin­cuentón y sus dos hijos, varón y mujer, en la veintena. Los Kim sobreviven de mala manera en un sótano sucio y ma­loliente, haciendo algunas chapuzas y trampeando. Un buen día la fortuna lla­ma a su puerta: un amigo «bien» del jo­ven Ki-woo le ofrece la oportunidad de dar clases particulares a la adolescente hi­ja de la acaudalada familia Park; cree que no le será difícil cumplir su cometi­do, Ki-woo es inteligente y aspira a licenciarse en la universidad. Con títulos fal­sos consigue el puesto, e inicia una se­rie de maniobras mediante las cuales irá situando a cada uno de su familia en el lujoso hogar de los Park; naturalmente eso implica echar, a modo de cucos, a los anteriores empleados. Las cosas van bien hasta que de improviso se presenta la antigua ama de llaves y descubre el frau­de de los Kim.

Joon-ho Bong, coreano, director y guionista de las aclamadas The Host, Crónica de un asesino en serie, Snow­piercer y Okja, se ha llevado la Pal­ma de Oro en el último festival de Ca­nnes con Parásitos, una historia completamente diferente pero que lleva un se­llo inconfundible, una historia agri­dul­ce, que mantiene cierto tono de co­me­dia a la par que un tratamiento ade­cua­do del género que trata -la ciencia fic­ción en The Host, el thriller en Crónicas de un asesino en serie-, y a quien gus­ta aprovechar la oportunidad para ofre­cer reflexiones profundas sobre la fa­milia, la justicia, las relaciones huma­nas y demás, si la ocasión le parece opor­tuna.

- Anuncio -

Esta película, tras dos producciones nor­teamericanas, vuelve a sus raíces nacionales, aunque la historia que cuenta es universal. En su reparto vuelve a figurar su estrella favorita -que justifica la elección del director-, Kang-ho Song.

Joon-ho Bong comienza mostrando sim­patía por los Kim, que se aprovechan de la ingenuidad y enorme riqueza de los Park; hay un divertido sentido de la jus­ticia social a lo Charlot que provoca hi­laridad; pero aprovecharse inocentemente de los ricos es una cosa, mandar al paro a una inocente ama de llaves, tan menesterosa -como se verá- como ellos mismos, es otra. Bong sabe dar gra­vedad al tono cuando conviene, da una lección de sentido de la justicia, y ma­tiza el maniqueísmo inicial.

La pelí­cu­la tiene un ritmo muy ágil, la trama se complica continuamente hasta el pun­to de que el espectador se pregunta, en más de una ocasión, cómo se puede re­solver esto bien. El final es brillante y, como siempre en las películas de Bong, hace pensar. Indudablemente la gran fuerza de esta cinta es su tono, esa manera de pasar de un género a otro con facilidad, sello del autor que mencionamos, con un envidiable sentido del ritmo.

Quienes conocen la obra de Bong su­pondrán -con razón- que no faltará algún momento violento.

Ficha Técnica

  • Dirección: Joon-ho Bong
  • Guion: J.-ho Bong, Jin Won Han
  • Fotografía: Kyung-pyo Hong
  • Montaje: Jinmo Yang
  • Música: Jaeil Jung
  • Intérpretes: Kang-ho Song, Sun-kyun Lee, Yeo-jeong Jo, Woo-sik Choi, Hye-jin Jang, So-dam Park
  • Duración: 132 min.
  • Público adecuado: +16 años (VS-)
  • Distribuidora: La Aventura
  • Corea del Sur (Gisaengchung), 2019
  • Estreno: 25.10.2019
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.