Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto. La historia de casi nunca acabar

Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto | Se entiende que la Disney se lo pensara dos veces antes de lanzarse a producir una historia de piratas -género absolutamente muerto desde hacía décadas- que además tenía como punto de partida algo tan banal como una atracción de feria.

Era el año 2003 y parecía que el único futuro de la famosa productora de animación pasaba por sus títulos en compañía de Pixar. Unos meses antes de estrenarse la primera entrega de Piratas, Disney había conseguido con Buscando a Nemo resarcirse de dos flojísimos títulos: la segunda entrega de El libro de la selva y El planeta del tesoro (que para más emoción iba de piratas).

Sirva toda esta historia para recordar que La maldición de la Perla Negra fue una auténtica sorpresa. La película recaudó 350 millones de dólares en Estados Unidos y más de 650 en todo el mundo, a los que hay que sumar los más de mil millones en concepto de DVD, merchandising, etc. Además consiguió, si no el aplauso, por lo menos el beneplácito de la crítica y varias nominaciones a los premios de la Academia.

Con semejantes antecedentes la secuela, que no es una sino dos, estaba servida. Para llevarla a buen término se ha vuelto a contar, por supuesto, con los artífices del milagro: un megaproductor, Jerry Bruckheimer (sus películas han recaudado en el mundo entero más de 13.500 millones de dólares), y un apañado director, Gore Verbinsky, al que se le puede acusar de eclecticismo (¿Qué tiene que ver The Ring con El hombre del tiempo?) pero no de falta de «eficacia»: más de 1.000 millones con sólo cinco películas. Verbinsky, por su parte ha reunido al mismo equipo para rodar la segunda y tercera parte de sus Piratas del Caribe, empezando por el trío protagonista. Y el resultado es…

Una buena, pero excesiva, segunda parte

El cofre del hombre muerto es, en términos generales, una más que aceptable secuela… con un gran y aparentemente simple relato, pero: es demasiado larga. Ya ocurría con la primera película, pero entonces no conocíamos a los personajes y los 140 minutos podrían parecer necesarios. En este caso, sobra metraje que además se rellena con un larguísimo final, que además no lo es. El triple ataque del Kraken -una especie de calamar gigante- es tan reiterativo que uno solo quiere que el monstruo devore cuanto antes a cuantos más personajes mejor (y eso no está bien).

Salvando esta dificultad, Verbinsky ha trabajado duro (el rodaje por lo visto fue de infarto, a pesar de que el recorrido del set por las islas del Caribe parece más el de un catálogo de turismo) en una puesta en escena espectacular, de éstas que ayudan a reconciliarse con el cine comercial, que no escatima medios ni para reconstruir barcos -atención al Holandés Errante- ni para filmar batallas -ocho días para rodar la escena de la pelea en la rueda- ni para buscar y recrear localizaciones.

Como en la primera entrega, hay una sabia dosificación de acción y humor -hilarante la historia en la isla de Pelagostos-, aunque el tono general, desde la boda malograda del inicio hasta la inclusión de nuevos personajes, es un poco más oscuro y mucho menos romántico.

En el capítulo interpretativo, Johnny Depp, aunque repite a quien quiera escucharle que la película no es la historia de Jack Sparrow, es el amo y señor de la secuela; entre otras cosas, porque Orlando Bloom ratifica definitivamente con hechos que lo suyo no es la interpretación y a Keira Knightley, una pena, empieza a pesarle el mohín -que al principio tenía gracia- de disgusto con la humanidad. De todas formas hay, para compensar, unos secundarios de lujo, desde Bill Night -irreconocible- hasta Naomie Harris o Stellan Skarsgard, que ayudan a sostener una trama mucho más intrincada que la de la Perla Negra.

Un último dato, la película recaudó en su estreno en EE.UU. 132 millones de dólares y ya es la película más taquillera del año, con un total de 773 millones de dólares en la taquilla internacional.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Pirates of the Caribbean: Dead Man’s Chest, 2006)
  • Dariusz Wolski
  • Craig Wood, Stephen Rivkin
  • Hans Zimmer
  • Buenavista
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Periodista. Editora de Conversaciones con