· La para­noia local, la persecución militar y la amis­tad entre el “alien” y un adolescente se­rán los pilares en los que se desarrolla.

La invasión que vino de España

En el triste panorama de la animación espa­ñola, del que sólo salen airosas un puñado de películas como Nocturna, el hecho de que exista un film como Planet 51 es por sí mis­mo un logro. Con un presupuesto de cin­­cuenta y cinco millones de euros, Ilion Ani­mation Studios se lanza a una coproducción con el Reino Unido, con el apoyo eco­nómico de Handmade Films Inter­na­tio­nal y Antena 3 Films.

Ambiciosa y meditada, Planet 51 se aleja de las piezas animadas creadas en el merca­do interno en busca de un proyecto a caballo entre el trabajo de Pixar y el de Dream­works Animation, con colaboraciones tan po­tentes como las del coguionista de las dos primeras entregas de Shrek, Joe Still­man, o de los actores Jessica Biel o Gary Oldman.

Desde la estética de la retro ciencia-ficción, el film modifica los papeles de los per­­sonajes -como ya ocurriera en Shrek– para contar la historia invertida de una ciudad que asiste a una invasión extraterrestre protagonizada por los humanos. La para­noia local, la persecución militar y la amis­tad entre el “alien” y un adolescente se­rán los pilares en los que se desarrolla una trama equilibrada, aunque bastante con­vencional, en los parámetros de la anima­ción estadounidense y más próxima al tra­bajo de Dreamworks que al de Pixar.

Lo que sí comparte el largometraje con sus homólogos americanos es la inserción di­seminada de guiños cinematográficos que per­miten al espectador adulto disfrutar de la narración a unos niveles que se les escapan a los niños. En este sentido, es un original acierto la elección de un universo ancla­do en los años cincuenta, que no sólo per­mite guiños a films como Regreso al futuro, sino que además se nutre del imagina­rio de la ciencia ficción de la época, como re­fleja el espectacular arranque en el que se mues­tra la secuencia del film Humaniacs. En un juego de ciencias ficciones concebidas dentro de otras, se homenajea la cartele­ría de la época, así como sus voces y sus gran­des iconos. Además, se añaden referencias como Cantando bajo la lluvia o Grease y otras propias del género como E.T., 2001: una odisea del espacio o Terminator. Para que no falte de nada, hay mascotas que ver­sionan a Alien o muestran un sorprenden­te parecido con Wall·E.

Con todo, lo más destacado del primer film de Ilion Animation Studios radica en el pla­no técnico y artístico. Desde la originali­dad de sus diseños de personajes, pasando por el detallismo con el que se construye la ciu­dad o el impecable layout, los tres directores de Planet 51Jorge Blanco, Javier Abad y Marcos Martínez– mantienen el rit­mo, la tensión y la diversión.

A pesar de que se repite el esquema clási­co del enfrentamiento ante lo desconocido, de su posterior aceptación y del consiguien­te happy end, Planet 51 es la demostra­ción de que en España también se puede as­pirar a tener un guión atractivo y con varios niveles de lectura, y una animación de ca­lidad sobresaliente.

Ficha Técnica

  • País: España/Reino Unido, 2009
  • Dirección: Jorge Blanco, Javier Abad, Marcos Martínez
  • Guión: Joe Stillman
  • Dirección de arte: Fernando Juárez
  • Montaje: Álex Rodríguez
  • Música: James Seymour Brett
  • Doblaje: Dwayne Jonhson, Jessica Biel, Justin Long, Seann William Scott, Gary Oldman, John Cleese
  • Público adecuado: 110 m. Todos los públicos
  • Distribuidora: DeAPlaneta
  • Estreno: 27.11.2009
Reseña Panorama
V
Laura Montero Plata
Doctora en Historia del Cine, Animación Japonesa y Cines de Asia Oriental