Poesía: Lírica coreana y universal

En los últimos años el cine coreano se ha asomado con bastante frecuencia al mercado internacional con directores como Park Chan-wook (Oldboy, Soy un cyborg) o Joon-ho Bong (Crónica de un asesino en se­rie, The host). Junto a estas películas de género, algunos directores como Lee Chang­dong (Ministro de Cultura y Turismo en su país de 2002 a 2004) ofrecen un cine más centrado en historias pequeñas de personajes menudos y conmovedores. Poesía (Poetry) (ganadora del Premio al mejor guión en el último Festival de Cannes y película inaugural de la Sección Zabaltegi del pasado Fes­tival de Cine de San Sebastián) se inscri­be dentro de este último grupo.

Mija (Yun Junghee) es una señora a la que le gusta llevar sombreros floreados y ro­pa elegante a pesar de que se gana la vi­da atendiendo labores domésticas para man­tener una casa humilde y un nieto adoles­cente que ni estudia ni ayuda en casa, só­lo come y se queja. La vida de Mija rompe su tediosa rutina cuando se apunta a una escuela de poesía. Todo parece tener una nueva belleza hasta que el suicidio de una chica del barrio involucra al nieto de Mi­ja en un penoso delito de violación.

Poesía, de Lee Chang­dong
Poesía, de Lee Chang­dong

Es difícil quedarse indiferente a una pelí­cula que describe con tanta precisión un al­ma buena y generosa rodeada de padres sin escrúpulos, nietos egoístas… En definiti­va, seres que carecen de sentimientos huma­nos. Lo que cuenta Poesía en el fondo po­dría suceder en Corea, Arkansas o Getafe. Es la radiografía de una sociedad pragmática y sin ideales vista desde la óptica de una an­ciana que intenta comprender la realidad que le rodea. Y el resultado es demoledor gra­cias a un guión de frases cortas y silencios necesarios, de ruidos que ensordecen las conciencias (el karaoke, la televisión, la play-station, el tráfico de los coches).

La fotografía, el montaje y el diseño de pro­ducción reflejan un mundo deteriorado en el que hay algunos hallazgos de poesía (el puente sobre el lago, el reflejo de la luz so­bre la manzana, la mirada de una adolescente sin vida que increpa desde una fotogra­fía).

Aparte, toda la película se sustenta en una interpretación sobresaliente de Yun Junghee, una actriz que llevaba tiempo alej­ada de las pantallas pero que es conside­rada en su país como la “gran actriz de la his­toria del cine coreano”. Su interpretación matiza un personaje que sufre pérdidas de memoria ante la falta de conexión con un mundo que cada vez le resulta más alie­nígena.

Probablemente sea la mejor mane­ra que tiene Lee Changdong de advertir que la falta de conciencia actual no es por cul­pa del Alzheimer, sino de la ausencia de es­piritualidad y referentes morales. En el fon­do de la incapacidad de salir de uno mismo y abrirse a la belleza del mundo que com­ponen los demás.

No es una película difícil de ver, ya que tie­ne un buen ritmo y todo se cuenta con mu­cha naturalidad. Pero es una cinta dura, que mueve a la reflexión y a la que quizá le fal­ta algo más de esperanza en el ser huma­no y en su capacidad de redención. Con esa apor­tación, Poetry entraría dentro de las gran­des luces orientales del siglo XXI (El ca­mi­­no a casa, Deseando amar, Mil años de ora­ción, Still walking, Air doll).

Ficha Técnica

  • Fotografía: Kym Hyunseok
  • Montaje: Kim Hyun
  • Música: Kim Hyun Seok
  • País: Corea del Sur
  • Duración: 139 m.
  • Público adecuado: +18 años (temática, erotismo)
  • Distribuidora: Golem
  • Estreno: 26.11.2010

POETRY, 2010