Potiche, mujeres al poder: Miserias burguesas

Potiche, mujeres al poder | Estamos en 1977, Suzanne es Potiche (derivado de Pot, maceta), es decir, una mujer florero o un simple adorno en el hogar, mientras que Robert, su marido, dirige como un déspota la empresa familiar y su familia; además le es infiel y la maltrata. Pero una huelga va a cambiar ese orden de cosas, Robert tendrá que hacer una cura de reposo y Suzanne, accionista mayoritaria de la empresa, asumirá temporalmente la dirección de los negocios, y demostrará que es mucho más que un adorno doméstico.

François Ozon (Mi refugio, El tiempo que queda) vuelve a la comedia con Catherine Deneuve, a quien ya había dirigido en 8 mujeres, pero esta vez, por fin, se deja de complicados dramas psicológicos y adapta una obra de teatro simpática de Pierre Barillet y Jean-Pierre Grédy, y la cosa funciona bastante bien, haciendo burla de los años setenta, sus (ahora) arcaicos planteamientos, y su estética.

- Anuncio -

Sin pretensiones, con mucho diálogo, muy francesa, exagerada, pero divertida y amenizada por la elegante y grata presencia de la actriz principal, a quien empiezan a pesar los años, y del siempre inefable Gérard Depardieu.

Lo mejor: El tono ligero.

Lo mejor: Menos ácido, pero Ozon se repite.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Yorick Le Saux
  • Montaje: Laure Gardette
  • Música: Philippe Rombi
  • Duración: 103 min.
  • Público adecuado: +16 años (X-)
  • Distribuidora: Alta
  • Francia (Potiche), 2010
  • Estreno: 25.3.2011
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.