Inicio Críticas películas Potiche, mujeres al poder

Potiche, mujeres al poder

Adaptación de una obra de teatro, simpática, intrascendente, con mucho diálogo

Potiche, mujeres al poder (2010)

Potiche, mujeres al poder: Miserias burguesas

Potiche, mujeres al poder | Estamos en 1977, Suzanne es Potiche (derivado de Pot, maceta), es decir, una mujer florero o un simple adorno en el hogar, mientras que Robert, su marido, dirige como un déspota la empresa familiar y su familia; además le es infiel y la maltrata. Pero una huelga va a cambiar ese orden de cosas, Robert tendrá que hacer una cura de reposo y Suzanne, accionista mayoritaria de la empresa, asumirá temporalmente la dirección de los negocios, y demostrará que es mucho más que un adorno doméstico.

François Ozon (Mi refugio, El tiempo que queda) vuelve a la comedia con Catherine Deneuve, a quien ya había dirigido en 8 mujeres, pero esta vez, por fin, se deja de complicados dramas psicológicos y adapta una obra de teatro simpática de Pierre Barillet y Jean-Pierre Grédy, y la cosa funciona bastante bien, haciendo burla de los años setenta, sus (ahora) arcaicos planteamientos, y su estética.

Sin pretensiones, con mucho diálogo, muy francesa, exagerada, pero divertida y amenizada por la elegante y grata presencia de la actriz principal, a quien empiezan a pesar los años, y del siempre inefable Gérard Depardieu.

Lo mejor: El tono ligero.

Lo mejor: Menos ácido, pero Ozon se repite.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Yorick Le Saux
  • Montaje: Laure Gardette
  • Música: Philippe Rombi
  • Duración: 103 min.
  • Público adecuado: +16 años (X-)
  • Distribuidora: Alta
  • Francia (Potiche), 2010
  • Estreno: 25.3.2011
Suscríbete a la revista FilaSiete

Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.
Salir de la versión móvil