¿Qué hacemos con Maisie?: La elegancia de James, la eterna validez de los clásicos

Henry James escribió esta obra, que no ha perdido un ápice de actualidad, hace 115 años y donde habla de seres humanos reales, en circunstancias reales

Maisie, seis años, pinta en su cuarto, en un magnífi­co apartamento en Manhattan. Al fondo se oyen los gri­tos de sus padres: Susana, estrella del rock, y Beale, ocu­padísimo hombre de negocios. Maisie no se altera por la pelea, está acostumbrada. Tras el previsible divorcio comienza la lucha, por la custodia de la niña pri­mero, usando a la niña después.

Henry James escribió What Maisie Knew (Lo que Mai­sie sabía) hace 115 años, y no ha perdido un ápice de actualidad ya que se preocupó por hablar de seres hu­manos reales, en circunstancias reales, y el lado anec­dótico -sus coches son tirados por caballos- tiene po­ca importancia. La historia del desgraciado divorcio de dos seres egoístas y el impacto en su hijita sigue sien­do válida. La novela está narrada íntegramente des­de el punto de vista de la niña, la película procura ha­cer lo mismo, lo que dice mucho a favor de los di­rec­tores Scott McGehee y David Siegel. El resultado es que la cinta interpela con crudeza al espectador que se pregunta «¿pero es que no le importa a nadie?».

Antes de que salten las alarmas hay que decir que ¿Qué hacemos con Maisie? -título elegido para la versión española- no es una película lacrimógena con los tó­picos al uso, se trata de una adaptación bastante fiel de la historia de Henry James, que siempre tuvo el papel de observador imparcial; Maisie resulta ser una niña normal, ni precoz, ni llorona, ni busca provocar reacciones intensas a su alrededor; eso sí, como cual­quier niña de su edad, mira con los ojos bien abier­tos al mundo de los adultos e intenta comprender. A veces, pocas, la vemos en el colegio, y allí se la ve como una niña más, pregunta, sonríe, juega; y por eso duele verla sola en casa, en silencio.

Hay que alabar el trabajo de la niña Onata Aprile, y la contención que han sabido exigirle los directores pa­ra evitar el melodrama. También merece aplauso el tra­bajo de los guionistas que, a pesar de que en el últi­mo tramo tocan por libre, han sabido contenerse y no trai­cionan la novela ni el concepto de la película en aras de un final menos sombrío que el de James.

Julianne Moore no es una convincente estrella del rock, pero sí una perfecta egocéntrica; en cuanto a Steve Coogan, realiza una interpretación soberbia, tan­to que su personaje, además de repulsa, llega a inspirar lástima.

A pesar de tratar un tema delicado y amargo resulta una cinta agradable de contemplar y no deja mal sa­bor de boca.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Giles Nuttgens
  • Montaje: Madeleine Gavin
  • Música: Nick Urata 
  • Duración: 93 m.
  • Distribuidora: Filmax
  • Público adecuado: +16 años
  • Estreno en España: 24.1.2014

EE.UU. (What Maisie knew), 2012

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
w
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.