¿Qué nos queda? de Hans-Christian Schmid: Tengo algo que deciros

¿Qué nos queda? de Hans-Christian Schmid | Un retrato familiar correcto pero demasiado distante y anodino.

Las reuniones familiares en las que un miembro de la familia da la gran noticia: se casa, se muere, le han despedido, contratado, se casa, se divorcia, son un argumento recurrente en el cine. En cartelera aguanta aún Agosto y llega esta pequeña película alemana. Curiosamente en estos dos títulos el motivo principal del conflicto es el mismo: el uso de medicación para combatir desequilibrios mentales.

En ¿Qué nos queda? la madre anuncia que va a dejar de tomar pastillas. Lo que podría parecer una gran noticia es recibido con estupor por el resto de la familia a la que no le convence nada esta arriesgada decisión.

Esta breve película es correcta en su guión, factura e interpretaciones pero te deja muy frío. Ningún personaje te interesa lo suficiente para que el dramatismo funcione y se echa de menos una historia más poderosa con unos conflictos más elaborados. Lo mejor es la música del grupo indie alemán The Notwist.

Sinopsis

Marko es un treintañero que ha conseguido publicar su primer libro. La vida que lleva en Berlín desde sus días de Universidad está muy lejos del estilo burgués habitual de sus padres. Su relación con ellos se limita a visitarlos un par de veces al año, sobre todo para darles la oportunidad de pasar unos días con su nieto. Su esperanza de disfrutar de un tranquilo fin de semana con su familia se desvanece cuando su madre, con trastorno bipolar y con brotes maniacodepresivos, les comunica que ha decidido dejar de tomar la medicación.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Bogumil Godfrejow
  • Montaje: Hansjörg Weißbrich
  • Música: The Notwist
  • Duración: 84 min.
  • Distribuidora: Abordar
  • Público adecuado: +16 años
  • Estreno en España: 28.2.2014

Alemania (Was bleibt), 2012

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete