Quiéreme si te atreves: Realismo mágico y canalla

Quiéreme si te atreves | El debut del francés Yann Samuell, 39 años, recorre el transitado sendero del realismo mágico, con un estilo que se acerca al del Jeunet de Amelie, para contar la historia de Sophiey Julien, que juegan al juego del amor y al desamor desde que son colegiales.

Samuell ha contado con buenos actores y un atractivo diseño de producción, pero tropieza con la rigidez de un guión que en su aparente espíritu liberador e iconoclasta impone a la película grandes limitaciones, entre las que se encuentra una recurrencia torrante sobre el sexo y un dibujo de personajes tan artificioso, tan de laboratorio, que sabe a plástico (francés, de diseño, muy chic, pero plástico al fin). Samuell, en línea con ese cine que hemos llamado de efectos emocionales, explota reiteradamente una sensiblería de escasísima humanidad revestida de un aire gamberro y transgresor, que por momentos linda con lo canalla. Hablando de canalladas, me pregunto cuándo pasará la lastimosa moda de concebir escenas turbias protagonizadas por niños. Una canallada, frecuente, pero no por eso menos canallada.

- Anuncio -

En fin, defectos habituales en una opera prima. Por los buenos momentos que hay en esta primera película, cabe esperar que el amigo Samuell, que no está falto de talento visual, madure y sea capaz de contarnos otros cuentos más sugestivos y enjundiosos.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Antoine Roch
  • Montaje: Andrea Sedlácková
  • Música: Philippe Rombi
  • País: Francia
  • Año: 2004
  • Distribuidora: Golem
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor