Rifkin’s Festival: Woody Allen en San Sebastián

· Crítica de Rifkin’s Festival | Disponible en Movistar+ a partir del 2 de mayo.
· En lo que se refiere a su personaje favorito, él mismo, la elección de Wallace Shawn es acertada, bien que nadie le ha podido remplazar. Allen es Allen y sus papeles están cortados a medida.

Sue Rifkin, representante de artistas, va al Festival de Cine de San Sebastián donde se espera mucho de uno de sus clientes, Philippe, un joven director. Le acompaña su marido, Mort Rifkin, pedante profesor universitario, neurótico, y aspirante a escritor. Durante el festival, Mort tendrá ocasión de desplegar toda su ironía y desprecio por el famoseo, por la injustificada adulación de la prensa, y por las pretensiones de algunos directores jóvenes que desconocen a los clásicos. Asimismo, descubrirá que su matrimonio ha tocado fondo y admitirá que la culpa de sus fracasos es suya. Por encima de todo, tendrá ocasión de admirar y disfrutar de la maravillosa ciudad que es San Sebastián.

Rifkin’s Festival no es una gran película, dentro del cine de Woody Allen estaría un poco por debajo de la media, pero es la media de Woody Allen, es decir, se trata de una película interesante que vale la pena ver. La trama es mínima: con ocasión de un viaje, Mort se da cuenta de que su matrimonio se ha terminado. Esa historia es un pretexto para un proyecto más simple aún, Allen está cansado -año y medio de acoso mediático-, pero quiere seguir rodando. Cuenta la historia de siempre, las neurosis del realizador neoyorquino y su amor al cine. Al mismo tiempo, y para conseguir financiación, vende la imagen de una ciudad -lo llaman product placementy del festival (había utilizado ese «truco» en A Roma con amor, en Vicky Cristina Barcelona y -en menor grado- en Midnight in Paris).

En lo que se refiere a su personaje favorito, él mismo, la elección de Wallace Shawn es acertada, bien que nadie le ha podido remplazar. Allen es Allen y sus papeles están cortados a medida. Casi siempre actúa él, y cuando no está él la película se resiente. Creo que se notó por primera vez en Celebrity, donde Kenneth Brannagh sorprendía hablando como Woody Allen; más tarde Christina Ricci se convirtió en Woody Allen con faldas, dando réplicas a su alter ego. Wallace Shawn es un buen sosia de Allen, lleva fácilmente sus neuras y su amor al cine. El resto del reparto, adecuado pero no superstars, Gina Gershon, Louis Garrel y Elena Anaya, cumplen sobradamente.

San Sebastián, co-protagonista de la película, ha tenido suerte de que el actual director de fotografía de Woody Allen sea Vittorio Storaro. Las historias de Allen tienen una caja de resonancia especial en sus directores de fotografía. El Woody Allen que trabajó con Gordon Willis (Annie Hall, Manhattan, La rosa púrpura del Cairo) difiere del que lo hizo con Carlo Di Palma (Poderosa Afrodita, Balas sobre Broadway, Misterioso asesinato en Manhattan, Hannah y sus hermanas). Storaro, tres veces ganador del Oscar a la mejor fotografía, director de las películas más estéticas de Saura, y fotógrafo de Día de lluvia en Nueva York, es perfecto para destacar la belleza de San Sebastián que luce sus mejores galas en todas sus facetas.

El festival, las declaraciones del profesor Rifkin sobre los clásicos del cine, y algunos de sus sueños brindan unos momentos antológicos que compensan la endeble trama argumental: parodia en vivo de ruedas de prensa, homenaje a secuencias antológicas de Orson Welles, Federico Fellini, Luis Buñuel, Ingmar Bergman y otros son momentos deliciosos y divertidísimos en este crepuscular canto de amor al cine que este año ha propuesto un cansado Woody Allen.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Vittorio Storaro
  • Montaje: Alisa Lepselter
  • Música: Stephane Wrembel
  • Duración: 92 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Movistar+ (Tripictures en cines)
  • EE.UU., España, 2020
  • Estreno: 2.5.2021
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.