Robots: Una delicia visual

Rodney Hojalata es un niño robot de condición humilde que sueña con convertirse en inventor y trabajar con el Gran Soldador para ayudar a que todos los robots vivan mejor y sean felices. Para ello tiene que abandonar su pequeña aldea y viajar a Ciudad Robot. En su aventura Rodney contará con la ayuda de una bella ejecutiva llamada Cappy y de un grupo de simpáticos vagabundos, llamados Los Oxidados.

El segundo largometraje de Wedge (Ice age. La edad de hielo) es un cuento infantil -inspirado en las historias del escritor William Joyce-, al que se le ha incorporado un guión clásico de cine de aventuras con viaje iniciático. Estos elementos propician divertidos gags (algunos de los cuales no son adecuados ni comprensibles para los más pequeños) y numerosos préstamos/homenajes de clásicos desde Pinocho a El Mago de Oz pasando por Cantando bajo la lluvia y Polar Express.

El principal mérito de Robots es de orden estético. El mundo diseñado por William Joyce y los robots que lo pueblan son una delicia visual: una ciudad gigantesca y absurda concebida según una moda futurista y retro dotada de unos brillantes colores, unos robots que no son de serie, con fuertes personalidades y perfectamente individualizados, unos medios de transporte salidos de los inventos de TBO y pensados para ser proyectados en IMAX, y una magnífica banda sonora que acompaña un cuento infantil lleno de belleza y de humor.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU, 2005
  • Montaje: John Carnochan
  • Música: John Powell
  • Duración: 88 min.
  • Distribuidora: Fox
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.