Route Irish: El mismo Loach, la misma monserga

Route Irish | Fergus y Frankie son amigos desde su infancia en Liverpool. Fergus, después de años en las SAS, fuerzas especiales del ejercito británico, se integra en una empresa de seguridad que opera en Bagdad y propone a su amigo Frankie unirse a él. Hay mucho dinero que ganar.

El anciano Ken Loach vuelve a sus batallitas. Su película anterior, la simpática Buscando a Eric, fue una pausa.

De manera que retoma sus crispados mítines escritos por Paul Laverty, simplones, sesgados, sin matices ni distinciones, injustos, reiterativos, monocarriles: todo el mundo (que no piense como Loach) es peor, el mundo es una m… pero afortunadamente tenemos a Ken Loach que con su insobornable honradez y gracias a lo mucho que aprendió en Oxford nos lo cuenta…

Cansa el trasnochado didactismo gritón con retórica marxista del pleistoceno para hablar de Irak, el ejército y las empresas de seguridad, y lo malos que son los capitalistas perversos que van a un país de ensueño y lo convierten en un infierno para hacer rapiña.

En los dos días siguientes a la marcha de los americanos, el baño de sangre en Irak ha sido tremendo. De Libia, de Siria, de Egipto parece que Mr. Loach no tiene nada que decir. Perfecto, solo faltaría, viva la libertad de expresión que proporciona el odiado capitalismo.

Hay habilidad para rodar la historia en Liverpool y los estudios Pinewood, sin necesidad de localizar fuera para las secuencias de acción. La foto de Menges y la música de Fenton están bien.

Lo mejor: La foto de Menges.

Lo peor: El guión, tan elemental.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Chris Menges
  • Montaje: Jonathan Morris
  • Música: George Fenton
  • Duración: 112 min.
  • Público adecuado: +18 años (VX-)
  • Distribuidora: Alta
  • Reino Unido, 2010
  • Estreno: 23.12.2011
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor