Runner, runner: Casino internético

Aunque al guión le falta un hervor, Furman cuenta con aplomo su historia sobre casinos on line 

Un estudiante de posgrado en Princeton necesita dinero para costearse la matrícula. Su relación con el juego en internet le llevará a contactar con el dueño de un portal de juego, un norteamericano que se ha establecido en Costa Rica.

Furman nos dejó una buena impresión hace dos años con El inocente (The Lincoln Lawyer). En esta película vuelve a rodar con pulso una buena historia, abordando un asunto que ya es un problema grande en todo el mundo: los casinos virtuales que permiten ganar (y perder) grandes sumas de dinero sin salir de casa. Y donde hay juego ya se sabe hay o termina habiendo deudas, prestamistas, usureros, matones, sobornos, furcias y drogas

La calidad interpretativa del trío protagonista y el ingenio de la historia disimulan defectos evidentes como la dispersión argumental, el descuido de algunas tramas y cierta precipitación. Evidentemente hay centenares de películas sobre el juego y Runner, runner no es de las mejores pero entre otras virtudes tiene una muy de agradecer: dura 90 minutos. Otra que me gusta es que deja bien claro lo que cualquier matemático medianejo te dice: todo es cuestión de estadística y, más allá de la épica del jugador y demás leyendas, la cruda verdad es que el cálculo de probabilidades termina siendo determinante.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Mauro Fiore
  • Montaje: Jeff McEvoy
  • Música: Christophe Beck r
  • Duración: 91 min.
  • Distribuidora: Fox
  • Público adecuado:+18 años (XD)
  • Estreno en España: 4.10.2013

EE.UU., 2013. 

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
w
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor