Salvoconducto

salvoconducto
País: Francia Director:Bertrand Tavernier  Guión: Jean Cosmos, Bertrand Tavernier (Inspirado en las memorias de Jean Aurenche y de Jean Devaivre) Fotografía: Alain Choquart Diseño de Producción: Emile Ghigo Montaje: Sophie Brunet Intérpretes:Jacques Gamblin, Denis Podalydès, Marie Gillain, Charlotte Cady, Marie Desgranges, Maria Pitarresi

Estreno EE.UU: 2002, Estreno en España: 27 Septiembre 2002.
Para sopesar esta monumental película de Tavernier es muy conveniente repasar la historia de la Francia ocupada durante la II GM, y en particular las peripecias del cine galo durante esa difícil tesitura. Continental Films, la productora alemana dirigida por elDoctor Greven -nombrado por Goebbels-, que produce películas en Francia 1940, es un reflejo del dilema al que se enfrentan todos los franceses: ¿es posible seguir trabajando como si no hubiese cambiado nada, «entre los dientes del lobo, donde no te puede morder?» ¿O hay que negarse a colaborar y abandonar el país?

- Anuncio -

Tavernier ha bebido de las memorias de dos cineastas franceses que adoptaron distintas posturas ante el dilema descrito. El primero, Jean Devaivre (un fantástico Jacques Gamblin), ayudante de dirección, se incorpora a la Continental, mientras es miembro activo de la Resistencia. El otro, Jean Aurenche (Denis Podalydès) es un bohemio guionista con alma de poeta que lucha por rechazar las ofertas de trabajo de los alemanes. Alrededor de estos dos hombres, decenas de personajes, sumisos y rebeldes, hacen películas y viven la guerra a su manera.

La calidad técnica y artística de Tavernier vuelve a rayar la perfección, con secuencias (el bombardeo del Maternal, el accidentado vuelo a Inglaterra, los rodajes) de un poderío narrativo que el cine norteamericano consigue muy de tarde en tarde. Algún día se estudiará el excepcional diseño de producción de Salvoconducto. Tavernier ha optado por un metraje desmesurado (tres horas) y demasiadas tramas que se revuelven contra la solidez de una película que debía haber sido más sintética y menos reiterativa. Con todo, es inevitable rendirse ante la maestría del director de Hoy empieza todo (su obra más acabada y conmovedora). El reparto brilla a gran altura, gracias a los vivísimos diálogos escrito por Jean Cosmos, que sabe urdir situaciones enormemente conmovedoras que escapan siempre de la linealidad, la vulgaridad o la sensiblería.

La película ha dividido a la crítica francesa, como ya ocurrió con La inglesa y el duque, sublime película de otro cahierista, Eric Rohmer . Un sector no le ha perdonado a Tavernier su voluntad de rodar sin prejuicios, el otro de lo ha agradecido. Me hizo gracia el comentario de un colega: si los cineastas españoles tratasen su guerra civil con la inteligencia de Tavernier, tendríamos inteligencia para llenar los trenes de la Renfe y varios aviones de Iberia.

Como señala Tavernier en una interesante entrevista (ver www.filasiete.com) citando a Manet «llega un momento en que tienes que mandar la modelo a casa». Esa, ni más ni menos, es la clave de Salvoconducto.

Alberto Fijo

Alberto Fijo
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor