Samba [7]

Omar Sy lidera un reparto más que correcto que se plantea la película como un baile en el que lo que importa es que se perciba el conjunto más que cada paso y cada bailarín.

- Anuncio -

7Dirección y guion: Olivier Nakache, Eric Toledano Fotografía: Stéphane Fontaine Montaje: Dorian Rigal-Ansous Música: Ludovico Einaudi Intérpretes: Omar Sy, Charlotte Gainsbourg, Tahar Rahim, Izia Higelin, Yilin Yang, Jules Abel Logel, Issaka Sawadogo 

Duración: 120 min. Distribuidora: A Contracorriente  Público adecuado: +16 años (SD)

Francia, 2014. Estreno en España: 27.2.2015

Baile usted en la ventana

Samba es un joven de Senegal dispuesto a conseguir de una vez por todas los papeles que le permitan regularizar su situación en Francia. En esa batalla conoce a Alice, una eficaz ejecutiva parisina que no está pasando por su mejor momento y a la que acaban de diagnosticar un cuadro severo de stress.

Hace cuatro años, Olivier Nakache y Eric Toledano  convirtieron Intocable –la jocosa relación entre un parapléjico y su cuidador negro- en una especie de fenómeno cinematográfico en medio mundo. Una de esas películas de visión obligada. Los elementos que cocinaron en su anterior éxito son los mismos de Samba: una historia sencilla y reconocible, en este caso el marasmo burocrático que sufren muchos ciudadanos y especialmente los inmigrantes cada vez que se acercan a una ventanilla de la Administración Pública, unos personajes capaces de conseguir la empatía del público, unos diálogos bien construidos, un buen manejo del gag y una crítica social muy lúcida que nunca resulta demasiado cínica ni amarga.

No compartí el entusiasmo generalizado por Intocable que me pareció una comedia correcta y poco más. Mis expectativas hacia Samba eran muy modestas y, quizás por eso, mi juico es mucho más benévolo. A la película le sobra metraje y funciona regular cuando se pone melodramática pero hay escenas muy bien escritas –la de la primera aparición de Samba para hacerse los papeles- y en las que se muestra un maravilloso manejo del tiempo cómico. Omar Sy, que también repite como los directores-guionistas, lidera un reparto más que correcto que se plantea la película como un baile en el que lo que importa es que se perciba el conjunto más que cada paso y cada bailarín.

En conjunto, Samba es una cinta muy divertida que reflexiona con optimismo y sentido común sobre los retos que supone el multiculturalismo en Europa.

Vi la película hace unos meses, en el Festival de Gijón, cuando no habían ocurrido los bárbaros atentados en París. Vista ahora, el mensaje de esta película, con su realismo –la integración tiene sus aristas- y su llamada a la comprensión y el diálogo es más necesario que nunca.

Ana Sánchez de la Nieta