Santos: Universo paralelo

La segunda película de Nicolás López va en la misma línea de su opera prima, Promedio rojo. En aquella un adolescente atontado sufría las agresiones de sus compañeros de instituto, y se refugiaba en los comics. En el caso presente, el protagonista es un personaje muy similar, Santos, pues aunque ya no es adolescente, es un adulto aniñado, calvo, gordito y torpe. Tiene una bella novia y sigue aficionado a los comics, de hecho es un dibujante de comics fracasado.

Resulta que Santos descubre que hay universos paralelos, que su mejor amigo es un tirano sideral que puede destruir el mundo, y que a él le corresponde vestir la maya de super héroe, salvar al mundo y rescatar a su novia.

La idea va acompañada de abundantes y logrados efectos especiales, guiños a famosas películas del género y cuenta con dos buenos actores que trabajan bien, Sbaraglia (Arturo/Nova) y Pataky (Luna). Pero la película no tiene ritmo y al final prefiere el humor casposo a lo Torrente que el ingenio. Una pena.

Sinopsis

Salvador Santos (Javier Gutiérrez), obeso, casi calvo y con 33 años, no parece un héroe. Pero no tiene otra opción, especialmente desde que un extraño ser interdimensional (Guillermo Toledo) le advierte de que su mejor amigo, el rico y atractivo Arturo Antares (Sbaraglia), es realmente Nova, un tirano de otro mundo que se ha ocultado durante años en el cuerpo de Arturo.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Chechu Graf
  • Montaje: Diego Macho
  • Música: Manuel Riveiro
  • Duración: 97 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Buena Vista
  • España, Chile, 2008
  • Estreno: 10.10.2008
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.