Saw 2: Vista

Saw 2 | Es poco más o menos como Saw: la misma situación y el mismo sitio. Un maníaco depravado, asesino en serie, ha encerrado a unas personas en un lóbrego y nauseabundo sótano. Su voz en una casete propone a los presos un juego de adivinanzas para que se puedan salvar en un tiempo límite o morir cruelmente asesinados.

Todo es oscuro. Con frecuencia la cámara recurre obsesivamente a visiones vertiginosas y acumulativas, a lo repugnante y vomitivo; son constantes los destemplados gritos e insultos de los personajes.

El realizador -es el primer largo de este chico de Kansas de 26 años- ha pasado una nota a los críticos pidiéndonos que no revelemos el final: puedo asegurar y aseguro que si lo revelara daría igual. Toda la película es un pufo sanguinolento, pero hay además varios pufos capitales en el guión que ni vale la pena indicar: pues, sin empujarlo, el relato ya se viene abajo él solito. Hace un año, Saw, dirigida por el malayo James Wan, costó 1’2 y recaudó 55. La secuela ha costado 4 y ha hecho 80 en la taquilla norteamericana. Vivir para ver (para ver, entre otras cosas, la cuenta corriente del australiano Leigh Whannell, guionista de las dos películas y productor ejecutivo de la segunda).

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2005
  • Fotografía: David. A. Amstrong
  • Montaje: Kevin Greuter
  • Música: Charlie Clouser
  • Distribuidora: DeAPlaneta
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete