Scream 4: Las leyendas nunca mueren

Han pasado 10 años desde que la localidad de Woodsboro se hiciera tristemente famosa por un asesino llamado Ghostface. Éste, vestido de fantasma, apuñaló a un grupo de adolescentes. Sidney Prescott (Neve Campbell), principal superviviente de aquellos sucesos, se ha convertido en una famosa escritora y está haciendo una gira de promoción de su último libro en el que narra aquellos crímenes. Coincidiendo con el décimo aniversario de la masacre, Sidney hace una parada en su pueblo natal. Allí veremos a algunos viejos conocidos de la saga, como el sheriff Dewey (Arquette) y la periodista Gale Weathers (Courtney Cox), y nos presentarán a algunos nuevos personajes como su joven prima Jill (Emma Roberts). No hace falta ser un genio para adivinar que con motivo del aniversario, y aprovechando la presencia de Sidney Prescott, Ghostface volverá a matar.

Hace más de diez años Wes Craven realizó el primer Scream, con guión de Kevin Williamson, en él hacía una crítica certera de lo que era el género de terror, sobre todo juvenil, a mediados de los noventa. Apuntaba además algunos temas interesantes, como la utilización del vídeo. Las escenas de suspense eran tremendas. Las dos secuelas fueron repetición de la fórmula, sin aportar nada nuevo, y Craven abandonó la serie. Ahora, diez años después, recupera su franquicia y hace un nuevo análisis del género (convertido en evisceración salvaje, sin contenido, piensen en Hostel o en Saw), y de las nuevas posibilidades que ofrecen internet, las redes sociales y los blogs, aplicados al terror, o simplemente a una masacre. La crítica es feroz y está hecha con mucho humor. De hecho, para una película de género, hay más risas que sustos.

- Anuncio -

Scream 4 tiene un prólogo divertidísimo, una auténtica declaración de principios, en el que adolescentes ven y comentan películas de terror de la serie Stab (el Scream dentro de la pantalla), una autoparodia genial que se completará con los discursos de la pandilla de amigos de Jill Roberts, unos frikis entusiastas de Ghostface y la serie Stab que él generó; y alcanza el sumum en la conferencia a la que invitan a Sidney en su centro universitario, donde analizan la mecánica de la serie y explican lo que podría hacer un nuevo asesino.

Parodia y análisis aparte, el resto es seguir el canon con habilidad, nuevos asesinatos, nueva investigación y nuevo final ¿feliz, abierto? que abre las puertas a nuevas secuelas.

▲ Humor, suspense y buen gusto.

▼ Excesos endogámicos.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Peter Deming
  • Montaje: Peter McNulty
  • Música: Marco Beltrami
  • Duración: 111 min.
  • Público adecuado: +16 años (V)
  • Distribuidora: Wide
  • EE.UU. (SCRE4M), 2011
  • Estreno: 20.4.2011
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.