Seabiscuit (más allá de la leyenda): Un héroe equino

Gary Ross (Los Ángeles, 1956), director de Pleasantville y guionista de Big, Dave, presidente por un día y La­ssie, adapta una célebre y muy vendida novela de Laura Hillenbrand publicada en 2000, que traza un retrato de la América deprimida y necesitada de héroes en momentos de adversidad. Un caballo de carreras se convertirá en 1937 -durante los duros años de la Depresión- en un símbolo de esperanza, propiciado por el auge de la radio como pionera de la consolidación de los mass media, que ofrecen la posibilidad de un seguimiento masivo -a tiempo real- de acontecimientos señalados (eso que los teóricos de la TV llaman Me­dia Event).

Buen reparto y bella puesta en escena para una bonita y larga película (141 minutos), con un guión adaptado falto de garra e intensidad que descuida mucho a los tres personajes principales (el empresario que encarna Brid­ges, el jockey interpretado por Maguire y el entrenador encomendado a Cooper). Seabiscuit opta a siete Oscar, que incluyen el de mejor película y mejor guión adaptado. Wi­lliam H. Macy, en su divertida interpretación del locutor de radio Tick-Tock McGlau­ghlin, es lo mejor de Seabiscuit, superproducción de los fundadores de Amblin y ahora propietarios de The Kennedy/Marshall Com­pa­ny, Katheleen Kennedy y Frank Marshall, que entre otros títulos tienen en su haber pe­lí­culas como E.T., Jurassic Park, Inteligencia Artificial, El sex­to sentido, Señales, la saga de Indiana Jo­nes, El cabo del miedo y El caso Bourne.

- Anuncio -

Ficha Técnica

  • Fotografía: John Schwartzman
  • Música: Randy Newman
  • Montaje: William Goldenberg
  • Distribuidora: UIP
  • Estreno en España: 06.02.2004

EE.UU., 2003. 

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor