Shanghai: La dama de Shanghai

El guionista de Drive construye una intriga antes de que Japón entre en la II Guerra Mundial.

Hossein Amini es, a sus 46 años, uno de los guionistas más prestigiosos del momento. Este iraní ha subido de cotización tras dos películas recientes, ambas bien recibidas por el público y la crítica: Drive, un duro western moderno, libre versión de Raíces profundas y Blancanieves y la leyenda del cazador, una lectura ingeniosa del popular cuento, de la que ya se prepara una secuela.

Shanghai es anterior a las dos películas mencionadas: producida por los poderosos hermanos Weinstein, se estrenó en China en 2010. La película tiene sustancia, conflictos, personajes, fuerza e interés. El reparto es excelente y la puesta en escena tiene sabor, con una cuidada fotografía y un vestuario notable. Gong Li está soberbia, siempre ha sido una excelente actriz y es de las que sabe elegir personajes adecuados a la edad que tiene (46).

Cusack, siendo muy bueno, está bien pero en ocasiones tiene problemas para defender un personaje no del todo bien perfilado. Yun-Fat y Watanabe aprovechan su carisma y brillan en sus caracterizaciones del mafioso y el militar japonés.

La historia se desarrolla antes de que los japoneses entren en guerra con Estados Unidos. Shanghai es un hervidero de espías e intrigas, en las que juega un importante papel la poderosa mafia local.

El director sueco Mikael Håfström (1408, El rito) parece no entender bien el material que maneja, quizás porque le viene grande. El montaje, con una voz en off -parece más un recurso a la desesperada que una elección libre- es desafortunado y hay problemas de continuidad, de fluidez en el relato. Falta desarrollo en los personajes protagonistas y sobran subtramas. Con todo, una película apreciable, sabrosa.

Buena historia, buenos actores.

Deficiencias en dirección y montaje.

Ficha Técnica

  • Benoît Delhomme
  • Peter Boyle, Kevin Tent
  • Klaus Badelt
  • País: EE.UU.
  • Año: 2010
  • Filmax
  • 105 minutos
  • Mayores de 16 años
Reseña Panorama
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor