Shine a light: Start me up!

Shine a light | Después de abordar la figura de Bob Dylan en No direction home (2005), Martin Scorsese elige a otro icono musical, los Rolling Stones, como protagonistas de su siguiente proyecto tras ganar el Oscar por Infiltrados (2006). A diferencia del documental sobre Dylan, compuesto íntegramente de filmaciones de archivo y de entrevistas, Scorsese ha preferido esta vez rodar un concierto en vivo, a pesar de que hoy en día todos los miembros de la mítica banda británica son ya sexagenarios.

El rodaje tuvo lugar a finales de 2006 durante un alto de la última gira de los Stones, y el sitio elegido no podía ser más íntimo: el Beacon Theatre de Nueva York, con una capacidad para poco más de dos mil personas. La decisión de trasladar a la banda a un lugar tan recogido fue del propio realizador neoyorquino, ya que quería tener un control total sobre lo que pasaba en el escenario y asegurarse el mayor despliegue de cámaras posible (18 en total). Da fe también de la seriedad con la que se tomó “Marty” la empresa el hecho de que se rodeara de un auténtico dream team de directores de fotografía, comandados por Robert Richardson (dos Oscar por JFK y El aviador), y con John Toll (dos Oscar por Braveheart y Leyendas de pasión) o Emmanuel Lubezki (Hijos de los hombres, El nuevo mundo), entre otros, como operadores de cámara de lujo.

El resultado va acorde con el esfuerzo realizado y estamos, sin ningún lugar a dudas, ante uno de los conciertos mejor filmados de la historia (aún no he visto el que rodaron de U2 en 3-D, del que hablan maravillas). El “capricho” de la casi veintena de cámaras, y de tanto virtuoso detrás de ellas, bien merece la pena cuando se le facilita tanto la labor al montador, que siempre tiene a su disposición el plano perfecto en cada segundo del recital. Además, David Tedeschi, que ya montó No direction home, es conocedor del daño que ha hecho la MTV a la realización de conciertos de rock, y sabe muy bien que el ritmo lo ponen las canciones y no que cada plano dure menos de segundo y medio.

Sobre el concierto en sí, es igual que cualquiera de las últimas giras de los Stones: increíblemente divertido, emocionante, intrascendente. Dado el carácter especial del evento se contó con algunos artistas invitados como Jack White (impresionante en Loving cup), de los White Stripes, Christina Aguilera o el músico y cantante de blues Buddy Guy. Entre canción y canción se intercalan algunas imágenes de archivo, que sólo sirven como reflejo simpático del paso del tiempo y que no son sino una muestra más del carácter “light” de todo el proyecto.

⇒ Martín Scorsese, un perfeccionista en el vertedero

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2008
  • Mitchell Amundsen, Stuart Dryburgh, Robert Elswit, Ellen Kuras, Emmanuel Lubezki, Albert Maysles, John Toll, Robert Richardson
  • David Tedeschi
  • The Rolling Stones
  • Vértigo Films
  • 122 minutos
  • Jóvenes-Adultos
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete