Si Dios quiere: Revuelo familiar

· Las interpretaciones de los dos principales actores es ex­celente, ellos se llevan la parte del león en la historia. Los secundarios quedan reducidos al papel de simples comparsas.

Tomaso es un hombre de mediana edad, cirujano de éxi­to, tiene una hija casada y un hijo que parece seguir sus pasos: estudia medicina; su mujer es bella y ele­gante. La vida, en resumen, le sonríe. Tomaso es liberal y positivista, ateo para más señas; es narcisista, arrogante y autoritario, desprecia a su yerno y a sus su­bordinados en el hospital. En realidad, ignora que no todo a su alrededor va bien, que su mujer se siente des­graciada, que su hijo tiene unas inquietudes que no se atreve a comunicar… hasta que decide anunciar a su familia que tiene algo importante que decirles, y la noticia caerá como una bomba y pondrá patas arriba el pequeño y perfecto mundo de Tomaso.

Si Dios quiere es la opera prima de Edoardo Maria Fal­cone, que ya tiene varios guiones en su haber, el úl­timo, el de aquella pequeña delicia que fue ¿Te acuer­das de mí? Tiene en común con ella esa naturali­dad y sencillez que consigue que la historia fluya con agi­lidad y sin salirse de cauce; ese equilibrio de los diversos elementos y personajes tan difícil de conseguir en una comedia, y esa elegancia que permite hablar de todo con humor y respeto.

La película funciona a dos niveles. El primero sería la irrupción de Jesucristo en una familia moderna y có­mo afecta a cada uno -las reacciones podrían repetirse en muchos otros hogares-. El segundo, más direc­to, enfrenta a Tomaso, decidido a alejar a su familia de ese peligro y volver a la situación anterior, y la película se convierte en el duelo entre el propio Tomaso (Gia­llini) y Don Pietro (Gassman), un simpático duelo de pillos, lleno de situaciones divertidas, que combina la ligereza con la profundidad, que no pretende dar lec­ciones sesudas, sino hacer pensar, siempre de un mo­do amable.

La puesta en escena es sencilla y eficaz, sin alardes; las interpretaciones de los dos principales actores es ex­celente, ellos se llevan la parte del león en la historia. Los secundarios quedan reducidos al papel de simples comparsas, por lo que esta simpática comedia no lle­ga a ser grande.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Tommaso Borgstrom
  • Montaje: Luciana Pandolfelli
  • Música: Carlo Virzì
  • Duración: 87 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: A Contracorriente
  • Italia (Se Dio vuole), 2015
  • Estreno: 10.6.2016
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.