Inicio Críticas películas Si la cosa funciona

Si la cosa funciona

Un Allen menor en una película con destellos de su genialidad, que arranca muy bien y se va desinflando hasta un desenlace pobre (**½)

- Anuncio -

Dirección y Guión: Woody Allen Fotografía: Harris Savides Montaje: Alisa Lepselter Intérpretes: Ed Begley Jr., Patricia Clarkson, Larry David, Conleth Hill, Michael McKean, Evan Rachel Wood Duración: 92 m. Público apto: +18 Distribuidora: TriPictures 

EE.UU. (Whatever works), 2009. Estreno en España: 02.10.2009

Entre col y col, sermón

Estamos ante una película menor de Allen, de las de mitad de tabla…, de ésas que parece que el guión lo ha escrito en una servilleta durante los anuncios de la tele. Eso sí, hay que reconocer que esta vez es mucho más gracioso que en Vicky Cris­ti­na Barcelona o Todo lo demás. Igual de caótico y caprichoso a la hora de ir de un sitio para otro sin pensar en el final (que deja bastante frío), con sensación de que ha llegado al minuto 90 y ha dicho: “Tengo que acabar, que empieza la Super Bowl”.

Los actores, cómo no, están estupendos, encantados de tener tanto ingenio en sus labios. Evan Rachel Wood se consagra a los 22 añitos. Y vuelve a estar Fred Astaire, y la colonoscopia, y los dardos envenenados tanto para la juventud inculta como a la áci­da vejez que se cree que lo sabe todo. Lástima que algunos giros suenen a políticamente correcto. Y lástima que Woody no equilibre un poco más la película (desternillante al comienzo, sosa al final), que haga alguna pausa de vez en cuando… Sin eso la peli es divertida a ratos pero olvidable y vacía, tan relativa que acaba por distanciarte porque qué más da, todo da igual, si te convenzo de una cosa no te preocupes, te convenceré de lo contrario en la próxima frase.

Tratándose de alguien que domina las palabras como Woody (creo que pocos lo hacen o han hecho como él, aparte de Wil­der), me deja frío este collage irregular con destellos de genialidad y un llamativo -por enfático- esfuerzo de Allen (evidentemente que el protagonista se parezca tanto a él no es casual) por justificarse y… por largar un sermón de aquí te espero.

C. Sánchez