test
Inicio Críticas películas Siete mesas de billar francés

Siete mesas de billar francés

La madrileña Gracia Querejeta consolida el prestigio adquirido con la estupenda Héctor, en gran medida porque sigue contando historias llenas de interés y las relata con destreza, amenidad y elegancia

Siete mesas de billar francés (2007)
Siete mesas de billar francés (2007)

Siete mesas de billar francés: Querejeta se consolida

Ángela viaja de La Coruña a Madrid acom­­­pañada por su hijo. Su padre, Leo, está grave. Dueño de unos billares de barrio, está muy distanciado de su hi­ja. Leo tiene una novia, Charo, que atiende el bar del local junto a una joven hondureña, Eve­lin. Un grupo de jugadores, asiduos de los billares de Leo, formaron un equipo que en su día fue muy bueno. La enfermedad de Leo re­percutirá en la vida de todos y cada uno de los que le trataron.

La directora madrileña de 45 años -hija de Elías, que produce la cinta- consolida el prestigio adquirido en 2004 con la premiada Héc­tor, en gran medida porque sigue contando historias llenas de interés y las relata con des­treza, con inteligentes decisiones en materia de fotografía, montaje, música, localizaciones y diseño de producción. Sus tres últimas películas (la tercera es de 1999, Cuan­do vuelvas a mi lado) se sitúan muy por encima del nivel medio del cine es­­pañol. En las tres presta una especial aten­ción a personajes femeninos enfrentados a dilemas de naturaleza familiar.

En éste su quinto largometraje -15 años pos­terior a su opera prima, Una estación de pa­so-, Querejeta saca partido al sólido guión que ha escrito con el madrileño David Pla­nell (Héctor) y rentabiliza la convicción y naturalidad de un magnífico elenco de actores, entre los que destacan Maribel Ver­dú y Blanca Portillo, que dan un recital interpretativo en una película elegante, amena, tierna y divertida, en la que se dicen co­sas importantes sobre el amor, el perdón, la fidelidad, el matrimonio, la amistad y algunas cosas más.

Un mérito añadido es hacer llevadero un me­­traje muy cercano a las dos horas. La cla­ve parece evidente: un sabio equilibrio entre la solemnidad del drama y el desparpajo jovial de la comedia, con momentos muy logrados de la veterana Amparo Baró y del joven Víctor Valdivia.

Ficha Técnica

  • País: España, 2007
  • Fotografía: Ángel Iguacel
  • Montaje: Nacho Ruiz Capillas
  • Música: Pascal Gaigne
  • Duración: 118 m.
  • Público adecuado: Jóvenes
  • Distribuidora: Warner
  • Estreno: 5.X.2007
Suscríbete a la revista FilaSiete

Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor
Salir de la versión móvil