Sin rastro: Desperdicio de talentos

El nombre del director brasileño Heitor Dhalia ha estado sonando en festivales internacionales durante los últimos diez años y su filmografía le destaca como un cineasta para tener en cuenta: ha obtenido nueve premios en festivales internacionales, entre los que destacan el Gran Premio del Jurado en el Festival de Sundance por Drained en 2006, o su participación en «Una cierta mirada» del Festival de Cine de Cannes con Adrift en 2009.

Ahora, con Sin rastro, Dhalia da el salto a Hollywood con un thriller protagonizado por Amanda SeyfriedMamma Mia, Caperucita Roja (¿A quién tienes miedo?), In Time. En él se cuenta la historia de Jill Parrish, una joven camarera que, al llegar un día a su casa después de trabajar en el turno de noche, descubre que su hermana ha sido secuestrada. La joven comienza a sospechar que el responsable es el mismo que intentó asesinarla a ella tiempo atrás. Temiéndose que pueda matarla tras la puesta de sol, Jill decide emprender una persecución por su cuenta tras las repetidas negativas de la policía a creer en sus sospechas.

Lo que prometía ser una historia sugerente y novedosa -fundamentalmente por la presencia de Dhalia-, ha resultado ser sin embargo una película incongruente, mal planteada y llena de agujeros y de pistas falsas en un guión firmado por Allison Burnett Fama, Underworld: El despertar. Si en la primera parte se mantiene una cierta tensión, el último tramo del filme es tan desastroso e inverosímil que termina por destruir las pocas cualidades positivas que podrían atribuírsele. El desarrollo de los personajes masculinos secundarios tampoco ayuda a dar estabilidad a la trama, sobre todo si examinamos con detenimiento el interpretado por Wes Bentley Encontrarás dragones, Los Juegos del Hambre-, con quien se juega al despiste y al final acaba siendo olvidado.

Este cúmulo de circunstancias desemboca en que cuando nos encontramos ante una película como Sin rastro, uno se plantee por qué se desperdicia tanto talento y presupuesto en un guión que a todas luces anunciaba su mediocridad desde sus páginas impresas.

▲ Que dure poco.

▼ Los últimos cinco minutos.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Michael Grady
  • Montaje: John Axelrad
  • Música: David Buckley
  • Duración: 94 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Aurum
  • EE.UU. (Gone), 2012
  • Estreno: 3.8.2012
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año